•  |
  •  |

Fuentes policiales del Caribe Sur de Nicaragua dieron cuenta del traslado de al menos 15 reos vinculados al narcotráfico hacia la capital, quienes tenían planeado fugarse de las celdas policiales, lo que fue confirmado por la primera comisionada Aminta Granera, jefa de la Policía Nacional, quien lamentó las condiciones carcelarias que tienen en ese lugar.

“En el Atlántico Sur es una situación bastante compleja. No existen condiciones para tener tantos detenidos allí. También en el Sistema Penitenciario, porque no caben reos condenados a muchos años, tenemos que seguirlos teniendo en las celdas preventivas de la Policía”, afirmó Granera.

La Policía y el Ejército de Nicaragua, en octubre del año pasado, trasladaron a las celdas de la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ) en Managua, a seis hondureños vinculados con el crimen organizado y el narcotráfico internacional, que fueron capturados en Bluefields, ya que estos pretendían fugarse.

Ellos tenían vínculos con miembros de la supuesta familia tica que denunció la incursión de militares nicas en suelo tico.

“Traslados son convenientes”
“Por hacinamiento, por sanidad, por prevención a fugas, por todo, es sano y conveniente traer a Managua a algunos detenidos, mientras logramos construir unas celdas que nos permitan las condiciones humanas y policiales de seguridad para tener tanta cantidad de detenidos allí”, afirmó la jefa policial.  El mismo señalamiento lo ha hecho, en otro momento, la ministra de Gobernación, Ana Isabel Morales.

Esta semana la Policía de Bluefields reportó que algunos reos intentaron realizar un amotinamiento para llamar la atención de las autoridades judiciales y policiales en la tramitación de penas y por las precarias condiciones en que se encuentran.
Actualmente, las celdas preventivas en este lugar cuentan con una población penal de 120 reos, cuando apenas tienen capacidad para albergar a  60, mientras que en las cárceles del Sistema Penitenciario hay 110 prisioneros, siendo su capacidad para 90 personas.