•   CÁRDENAS  |
  •  |
  •  |

Productores de arroz del cantón de Upala, Costa Rica, están siendo señalados de hacer trabajos de ingeniería hidráulica en la franja fronteriza de nuestro país, para sustraer enormes cantidades de agua de la laguna “La Uva”, ubicada entre los municipios de Cárdenas, del departamento de Rivas y San Carlos, del departamento de Río San Juan.

La denuncia fue interpuesta en la Procuraduría General de la República, (PGR), por María Luisa Collado, quien posee una propiedad  fronteriza con Costa Rica, en la comarca de Colón del municipio de Cárdenas y aseguró que los diques construidos por los arroceros costarricenses para sustraer el agua de la laguna La Uva, le están ocasionando al ecosistema de su propiedad daños de grandes magnitudes.

Ticos son reincidentes
Cabe señalar, que esta no es la primera vez que se denuncia la ilícita sustracción de agua de los recursos hídricos nicaragüenses ubicados en la zona fronteriza con Costa Rica,  ya que a inicios de 2008 sucedió algo similar en esta misma zona, y al final de la investigación las autoridades del Ministerio de Ambiente y los Recursos Naturales, Marena, detallaron que con la extracción del agua se había facilitado al deterioro de tres mil hectáreas que son parte del área de amortiguamiento del Refugio de Vida Silvestre “Los Guatuzos”, localizado entre los municipios de San Carlos, Río San Juan y Cárdenas, en Rivas.

Y al igual que en el 2008,  la denunciante señala al ex militar Miguel Baldizón, de ser el que comercializa el agua con los arroceros ticos, por lo que se conoció que una comisión integrada por Marena, la PGR, la Policía y el Ejército, se trasladaría al lugar a investigar la denuncia.

Además, también contaminan
De acuerdo a la denuncia presentada por Collado, por su propiedad de más de 954 manzanas de tierra, pasan los canales de tres metros de ancho por dos o tres de profundidad  que se construyeron para trasladar el agua hasta los arrozales ticos  y aseguró que después el agua ya contaminada por los agroquímicos retorna al suelo nicaragüense, por lo que además de sustraer los recursos hídricos existe contaminación.

Collado señaló, que ella se sorprendió al conocer a través de su cuidador que nuevamente habían construido los canales, “ya que en el 2008 efectivos del Ejército los habían soterrado a raíz de la investigación que se hizo en ese entonces”, señaló.