•   RÍO SAN JUAN  |
  •  |
  •  |

Las denuncias de la supuesta “mafia china” que opera en el centro, sureste y Atlántico Sur del país, con la complicidad de funcionarios distritales del Instituto Nacional Forestal, Inafor, será objeto de investigación a través de la revisión de cada uno de los permisos de aprovechamiento forestal para la especie de granadillo, extendidos en Boaco, Chontales y Río San Juan.

Mientras, una comisión del nivel central del Inafor se desplazará durante estos días para ese efecto por los departamentos referidos. El director ejecutivo del Inafor, William Schwartz, se reunirá mañana con madereros en Juigalpa, quienes han realizado denuncias de “cierres de espacios a los nicaragüenses en una actividad económica que representa una fuente de empleo y el sustento familiar”, según aseguró Paris Fonseca, miembro de una comisión de Chontales, que aglutina a unos 200 madereros.

Las denuncias sobre una serie de irregularidades en el proceso de aprovechamiento y de comercialización de la madera, específicamente el granadillo, una especie que no es protegida, pero para los asiáticos es la más cotizada en esas zonas, han llovido en los últimos días, y los madereros están pegando el grito al cielo por la suspensión de los permisos y de la extracción de la misma, ordenada por el Inafor central.

Revisarán 14 permisos en Río San Juan
Marvin Villalta, delegado distrital del Inafor en Río San Juan, informó que hoy miércoles espera la llegada de la comisión que revisará los 14 permisos de aprovechamiento forestal que han otorgado este año en el departamento, distribuidos: seis en Morrito, cuatro en San Miguel y cuatro en El Castillo.

A su juicio, “aquí encontrarán todo normal”, y desestimó las denuncias que hacen sobre su persona.

“Cuento con cartas que dan fe de estar trabajando como la ley manda”, dijo, y aunque admitió conocer a chinos como “Jacky” y otros, sostuvo que ellos “llegan a comprar, les venden los mismos productores beneficiarios del permiso o los intermediarios”.  

Danilo Zamora se identificó como un intermediario que trabaja para nicaragüenses, y al pretender hacerlo en Río San Juan, dijo haberse encontrado con muchos obstáculos.

“En San Carlos nos cierran los espacios a los nicaragüenses que nos ajustamos a la ley, porque la delegación distrital tiene el mecanismo de trabajar para quienes crean planes ficticios en tierras que no existen, con productores también inexistentes, y el modo de operar es que a uno le quitan la madera sin entregar acta alguna, violando los procedimientos que establece la ley”.

En las zonas centro, sureste y Atlántico Sur del país, se identifican en el “bisne” de la madera de granadillo a los asiáticos conocidos como Henry, Gao, Johnny y
“Jacky”.