•  |
  •  |

“Hace cinco años, el alcalde de El Viejo mandó desbaratar nuestro medio de trabajo, que consistía en un módulo prefabricado metálico, mismo que hasta la fecha no  han construido, a pesar de que el presidente Daniel Ortega les orientó su construcción, pero se niegan a honrar su palabra”, denunció la señora Patricia Jirón, quien demanda justicia.  
Para esa ocasión, recordó la perjudicada que el mandatario andaba en campaña presidencial un 28 de septiembre de 2006, cuando le recomendó al alcalde  en ese entonces, Germán Muñoz Moncada, que los ubicara en el kiosco del Parque de Identidad, mientras le construían su local,  pero no dieron cumplimiento, a pesar de que el local lleva  años cerrado y en abandono.
“Llevamos cinco años sin poder trabajar, y el banco nos embargó nuestra casa”, dijo doña Patricia, quien trabajaba a la par de su esposo Jorge Ricardo Sevilla Méndez, y siete miembros más de la familia en un módulo prefabricado, que le fue  destruido por el ex alcalde Muñoz, el 20 y 21 de abril de 2006.
Comentó la afectada que durante este tiempo han aprovechado las actividades que ha realizado en diferentes departamentos el  presidente Ortega para entregarle cartas donde le exponen su caso, y siempre les dicen que los van a indemnizar y darán orden al actual alcalde, Alcides Asunción Moradle, para que cumpla.
Ya hemos hecho entrega de la carta número 50 a la oficina de la  Secretaría del Frente Sandinista y despacho del presidente y de la primera dama, Rosario Murillo; el 27 de marzo de 2011 fue la última,  pero hasta la fecha no hemos recibido contestación”, señaló don Jorge Ricardo Sevilla Méndez.    
“Nuestra preocupación es que estamos en un año electoral, y necesitamos que se nos cumpla, para poder continuar trabajando, ya que tenemos derecho a una vida digna, pues estamos sin poder trabajar y sin casa, a punto de ser desalojados”, externó doña Patricia, quien se dedicaba a la venta de comida rápida y pollo rostizado en el módulo destruido.   
La pareja hace el llamado al presidente Ortega para que se les haga justicia, en nombre de Jesús y por la sangre derramada en la Cruz del Calvario hace dos mil años, y delegue a nivel de la Presidencia al personal correspondiente para que le construyan el módulo y les indemnice todo el daño que le han causado durante este tiempo, ya que el banco ProCredit les embargó su casa, ubicada en la Colonia “Narciso Zepeda”, El Viejo, al no poder cumplir con las responsabilidad financiera que tenían con esta institución financiera, a falta de una fuente de trabajo, recalcó.