•  |
  •  |

Beneficio para todos y mayor empoderamiento de los delegados distritales son parte de las recomendaciones que hace Enrique Picado, miembro del Movimiento Comunal, quien señaló que además los pobladores deben estar “Ojo al Cristo” con las gestiones y proyectos que ejecute la Alcaldía de Managua en sus barrios.

Después de unos 15 días de conflicto por la reparación de una calle, cuyo beneficio estaba siendo acaparado por miembros de los Consejos del Poder Ciudadano, CPC, del sector F de Villa Venezuela, los pobladores se “armaron” de valor para que les dieran solución y evitar mayores confrontaciones con los “coordinadores” pro gobierno del barrio.

Ante esta situación --que en menor escala también se dio en Villa Reconciliación--, Picado señaló que las decisiones que involucren a un gran sector de la población, deben preguntarse y no tomarlas a título de pocos.

“Hay que mejorar la gestión pública”
“Hay que mejorar la gestión pública y tomar decisiones de manera legal, no arbitraria, que beneficien de igual manera a todo el mundo”, precisó Picado.

Respecto al rol que juegan los CPC y los delegados distritales, señaló que estos últimos necesitan recuperar el poder de tomar decisiones y de ejecutar acciones que sirvan como vínculo directo con la municipalidad.

“Las autoridades más locales, es decir, las distritales, deberían tener las facultades para tomar las decisiones pertinentes en un momento indicado. A nivel de ALMA se espera que el gobierno esté involucrado con la población socialmente, es a la alcaldía a la que le compete dar solución sobre los proyectos en los que hay problemas, pero el delegado debe ser quien lleve los planteamientos que hace la población a nivel central”, agregó Picado.

En el caso de Villa Venezuela, el delegado del Distrito Siete, Julio Cuadra, fue seriamente cuestionado por los pobladores, quienes aseguraron que en lugar de apoyarlos y de reunirse con ellos, daba crédito solo a la versión del CPC del sector, quien por ello manejaba la ejecución del proyecto a su gusto.