•  |
  •  |

En Nicaragua carecemos de políticas que contemplen los derechos sexuales y reproductivos para las mujeres. Esa es la conclusión mostrada en un foro debate, durante el cual se presentó la campaña Por una Maternidad Libre y Voluntaria, impulsada por  Comunicación e Información de la Mujer, Cimac.


Cimac es una organización mexicana fundada por un grupo de profesionales de la comunicación cuya misión es generar y publicar información noticiosa sobre la condición social de las mujeres, asegurar que las y los periodistas incorporen los derechos humanos de las mujeres en su trabajo cotidiano, así como promover los medios como una herramienta de transformación educativa y social que sirva como estrategia para que las organizaciones civiles transmitan sus actividades, demandas y propuestas.


 Durante la actividad se realizaron diversos paneles entre los que destacaron la presentación de María Teresa Blandón acerca de los derechos sexuales y reproductivos y el Marco legal y políticas públicas, a cargo de Ana María Pizarro. El foro debate se realizó en las instalaciones de Puntos de Encuentro.

Sin políticas por derechos reproductivos y aborto terapéutico, figura ausente
Las conclusiones arrojadas por las panelistas son que carecemos de políticas que contemplen los derechos sexuales y reproductivos para las mujeres, asimismo, se hizo énfasis en que la figura del aborto terapéutico no existe en el actual Código Penal.


Se abrió el debate acerca de que si lo que no está penado por la ley es permitido, es decir que siendo que el aborto terapéutico no existe en la legislación entonces tampoco puede ser castigado, no obstante, las expertas aclararon que como no se hace la distinción entre aborto electivo y terapéutico, se castiga por igual en ambos casos, evidenciando un enorme vacío legal.


Asimismo, se habló sobre la falta de oportunidades para las mujeres de tener acceso a los anticonceptivos, sobre todo en las áreas rurales, donde, según las experiencias compartidas, muchas acuden a los centros de salud u organizaciones feministas a inyectarse escondido de sus esposos y cargando el temor de que las descubran.

El preservativo
 El tema del condón no quedó atrás, debido a que “el 54% de las personas infectadas con VIH son mujeres, quienes si piden a su pareja usar el condón son señaladas de sospechosas de conductas indebidas, es decir de infidelidad”, comentó  Blandón.


La periodista mexicana Carolina Velásquez hizo la presentación de esta campaña encaminada a analizar cómo los medios de comunicación contribuyen a la defensa de los derechos sexuales y reproductivos y cómo construir nuevos argumentos para la defensa de los mismos, empezando en las salas de redacción, donde hay que concienciar acerca de la sensibilidad social del tema.

Violencia y maltrato por doquier
Asimismo, Velásquez retrató la situación de la mujer mexicana, donde para nadie es un secreto que prima la violencia y el maltrato, no obstante, fue más allá al evidenciar que el Estado mexicano no está haciendo nada para cambiar ese panorama de indefensión, además dijo que el gobierno ya asumió que no podrá cumplir con el Objetivo del Milenio de disminuir la mortalidad materna.


Por otro lado, también compartió que un tema trágico que enfrentan como nación es la mala atención a las mujeres en los centros asistenciales, sin omitir el alarmante índice de embarazos en adolescentes.

Vulnerabilidad de las mujeres, realidad
En el debate se pudo comprobar que en Mesoamérica la situación de vulnerabilidad de las mujeres es compartida, de ahí que una colega del Caribe aportó como testimonio que en México al menos las mujeres cuentan con centros asistenciales cuando en la RAAN y la RAAS ni siquiera tienen la oportunidad de ser atendidas por especialistas, por lo que muchas mueren en sus comunidades.


Ante el alarmante cuadro, la parte final de la actividad estuvo enfocada en crear una estrategia para lograr que desde los medios podamos contribuir a la defensa de los derechos de las mujeres.