•   RÍO SAN JUAN  |
  •  |
  •  |

Las autoridades nicaragüenses fronterizas de Sanidad Vegetal del Ministerio Agropecuario y Forestal, Magfor, tomaron medidas para prevenir el contagio de la plaga huanglongbing (HLB), conocida como “Dragón Amarillo”, que afecta las plantaciones de cítricos, y cuya presencia ya Costa Rica confirmó en su territorio, en el cantón de Los Chiles, fronterizo con el departamento de Río San Juan.


La vecina del Sur dio a conocer en el canal televisivo estatal, que la plaga está en el cantón de Los Chiles, fronterizo con el departamento nicaragüense de Río San Juan, y que la enfermedad acaba de forma irremediable con las plantas.


Precisamente, en la zona de Río San Juan existen grandes plantaciones de naranjas, cuyo producto se exporta en su totalidad a Costa Rica.


Ronny Zambrana se presentó preocupado ayer a las Oficinas de Cuarentena del Magfor, en San Carlos, para solicitar información sobre cómo prevenir la plaga, dado que cuentan con ocho manzanas de cítricos sembradas en una finca de Melchorita.


En esa misma franja se extienden las plantaciones en Las Azucenas, San Pancho, Palo de Arco e Isla Grande, de la empresa Frutales de San Juan, las que corren peligro ante el posible ingreso de la plaga.

Cuarentena en frontera
El ingeniero Hugo Ordóñez, responsable de la Dirección de Sanidad Vegetal del Ministerio Agropecuario y Forestal, Magfor, explicó que están tomando las medidas fronterizas sobre carreteras y en los pases de cítricos, sometiendo a lo que llaman tratamiento cuarentenario para evitar la propagación de la plaga que ataca plantaciones en Honduras y en Costa Rica.


No obstante, aseguró que hace unos ocho meses fue detectada la plaga en Nicaragua, en la Región Autónoma del Atlántico Norte. En Río San Juan, recientemente realizaron una prospección, cuyos resultados están por verse, pero dijo que no es para alarmarse.


Refirió que a nivel centroamericano se realiza todo un esfuerzo para evitar el contagio de las plantaciones, a través del monitoreo constante, capacitaciones y control de viveros. “De ser atacada una planta, deber ser sustituida”.

Medidas básicas
En los países donde existe la enfermedad, el HLB se maneja usando tres medidas básicas: plantando árboles sanos, controlando al insecto vector y/o erradicando las plantas enfermas. Es fundamental realizar inspecciones frecuentes para detectar la enfermedad lo antes posible y destruir los cultivos afectados.