•   JÍCARO  |
  •  |
  •  |

El Juez Único Local, Félix Jacinto González Martínez, mandó a echar presa a la fiscal del Ministerio Público, Claudia Espinoza, según ella, sólo porque en el mismo recinto judicial explicó a una mujer víctima de violencia intrafamiliar, la resolución del judicial de no otorgar el principio de suspensión condicional de la persecución penal al indiciado.  

“Ya sacala de aquí, conducila, llevátela, sacala, sacala”, gritó airado González Martínez, ordenándole a un policía y mientras éste se mostraba confuso en la tensa escena, el juez le advirtió: “Si vos no lo hacés, también vas preso”.

Espinoza contó que se desarrollaba una audiencia de control de legalidad el 7 de abril pasado, en donde las partes presuntamente iban a intervenir, y cuyo escrito por parte del Ministerio Público se realiza conforme a un formato predeterminado por la institución, pero que objeta el juez.

“Él da su resolución, suena el mazo y se levanta súbitamente y se va a su oficina. Entonces, la gente queda sorprendida; la víctima me pregunta qué fue lo que pasó. Bueno, que el juez no otorgó el principio de oportunidad al acusado”, dice ella que explicó, porque es una de sus funciones asistir a las víctimas.

Añadió que el policía la llevó a la estación que está a menos de una cuadra, y le dijo a un oficial que llegaba en calidad de detenida, pero el uniformado de mayor rango que su custodia, le pregunta por la orden de captura que supuso había escrito el juez, pero como no la llevaba no hizo ninguna recepción de reo.

No obstante, allí se quedó unas horas, porque da la casualidad que la oficina de la Fiscalía está dentro de la instalación policial.

La fiscal no sabe a qué se debe la actitud del judicial, aunque sospecha que quizás se fundamente en un incidente anterior, del cual no dio detalles.

“Lo tomé por el lado amable, sin embargo, me doy cuenta que fue humillante hacer eso”, señaló.

Caso en Comisión Interinstitucional
“Es falso”, respondió González Martínez, al exponérsele la queja de la fiscal, aunque al final admitió que orientó al agente a sacarla del recinto para prevenir alguna situación anómala entre las partes, pero que en ningún momento dijo que la condujera a las celdas de la Policía, y tampoco emitió una orden de captura.  

Insistió en que los problemas y diferencias se resuelven en las comisiones interinstitucionales que integran los entes relacionados a la administración de justicia.
“A lo mejor se apresuró la amiga fiscal a hacer este tipo de situaciones (de denunciarlo) sin agotar todavía los cauces correspondientes”, dijo.

Expresó que ha trabajado normal, porque desde el 2009 que ha estado Espinoza en el municipio, en períodos intercalados, ha impulsado con ella 32 audiencias preliminares, 28 iniciales, 6 especiales y 12 juicios orales y públicos.