•  |
  •  |

Trabajadores de la Agencia de Desarrollo Económico Local de Jinotega (ADEL),  denunciaron a END, que esta institución está a punto de irse a la quiebra por supuestos actos de corrupción y malos manejos financieros por parte de su ex gerente general ingeniero Juan Ramón Obregón.

Los trabajadores que pidieron omitir su identidad por temor a represalias, manifestaron su preocupación alrededor de las supuestas arbitrariedades que le atribuyen al ingeniero Obregón por conceder préstamos a familiares y allegados cercanos los que según ellos no fueron pagados.

En una carta enviada los denunciantes dicen que los préstamos no estaban soportados con las garantías debidas, y que además Obregón se hizo autopréstamos.

Otro de los trabajadores que fue entrevistado, reveló que raíz que llegó también como presidente de la Junta Directiva el alcalde orteguista Leónidas Centeno, la institución dejó de otorgar créditos a pequeños y medianos productores por dárselos a sus allegados.

A dirigir Conacafé
“Obregón después de dejar en bancarrota a ADEL lo premiaron con la dirección del Consejo Nacional del Café (Conacafé) con el beneplácito de productores de este departamento, quizás ignorantes de la actitud delictiva de Juan Ramón Obregón”, dice literalmente la carta.

Obregón negó tales acusaciones y dijo que él dejó de laborar como gerente desde abril de 2010, que por un buen tiempo la gerencia de  ADEL quedó acéfala, a cargo de la administradora.

“Debo suponer que hay problemas aunque yo me retiré, dejando una auditoría soportada y entiendo que hubo problemas porque no se nombró dirección ejecutiva después que salí, y lo hicieron un año después, sinceramente me limité a firmar cheques para que no se atrasaran las obras”, dijo.

Agregó que las cosas desmejoraron a raíz de la paralización del módulo de construcción durante 5 meses debido a las lluvias, lo que generó menores ingresos en las cuentas de la institución porque las máquinas no trabajaron, siendo ello su principal ingreso.

Obregón dijo que esa denuncia no le molesta porque dejó una auditoría bien sustentada.
Sobre los créditos a familiares, adujo que los otorgados están soportados debidamente.

“Se le dieron créditos a una gran cantidad de productores, y a trabajadores de instituciones como Policía, hospital que siguen pagando sus cuotas y el resto con garantías hipotecarias, como lo exige el reglamento”.

Obregón estuvo al frente de ADEL durante dos años,   y cuando recibió estaban bien económicamente; sin embargo, dijo que la maquinaria es obsoleta porque es la misma de 1995 y ya dio su vida útil, sin embargo con el mantenimiento sigue operando.

Además del módulo de construcción, ADEL es dueña de una gasolinera y de un centro de capacitaciones en La Estancia Cora, municipio de Santa María de Pantasma.