• TOLA |
  • |
  • |

Las pretensiones de seguir ampliando el desarrollo turístico conocido como Arenas-Tola, localizado frente a codiciadas playas de Gigante, municipio de Tola, fueron obstruidas por miembros de la cooperativa “Pedro Joaquín Chamorro”, que impidieron que uno de los inversionista del millonario proyecto tomara posesión de cuatro lotes al sur del área de 50 manzanas donde ya se han construido más de 60 lujosas casas veraniegas y cuya área también reclaman los socios de la cooperativa en un proceso judicial que inició desde el 2004.

Los socios de la PJCH, siempre han señalado que la propiedad les pertenece y que nunca le han vendido esa área al inversionista y uno de los accionistas mayoritarios de Arenas Tola, Armel González, quien tuvo que trasladarse a Panamá después que en el 2007 atravesó un vendaval tras denunciar una supuesta extorsión que le habrían hecho desde la Secretaría del FSLN a cambio de legalizarle el problema de esas tierras.

Léster Córdoba Rodríguez, presidente de la PJCH, mostró el título agrario que recibieron el 22 de noviembre de 1994 mediante el cual el gobierno de la ex presidenta Violeta Barrios de Chamorro, les entregó 1,200 manzanas que eran parte de la finca Wiscoyol, que pertenecieron a los Somoza y tras mostrar el famoso documento aseguró que con el transcurso de los años, los socios se distribuyeron la propiedad y dejaron un remanente de 185 manzanas que son las que hoy se disputan con los inversionistas de Arenas Tola y seis sociedades que han sufrido parte del pleito.

Los socios reconocen que a Armel González le vendieron 40 manzanas, pero que no corresponden a las 50 manzanas donde hay un avance del desarrollo turístico, donde han invertido las sociedades Puesto de Luna, Inversiones San Cristóbal, Brisas del Sur, Bucaneros, Aqua Resort y e inversiones Bolaños González, a las cuales están demandado en juicio sumario por medio de la Ley Agraria 278, y en la querella solicitan una acción reivindicatoria, falsedad civil y nulidad absoluta, según detalló la abogada María Esperanza Peña.

Eddy Antonio Mora Calderón, miembro de la cooperativa, señaló que esta semana uno de los inversionistas de nacionalidad norteamericana trató de tomar posesión en cuatro lotes que están al sur de las 50 manzanas, pero se lo impidieron.

Compra a tercero
El inversionista al que se refieren los socios de la cooperativa es Anthony Eugene Ammerman, quien adquirió lotes que le vendió Adriana Patricia Bolaños en representación de la sociedad Brisas del Sur. Sin embargo el extranjero prefirió no dar declaraciones pese a disponer de cartas de no objeción emitidas por el Procurador Hernán Estrada y hasta ya logró inscribir la propiedad.

Lo curioso del caso es que después que Armel González se trasladó a Panamá y se le regresó la diputación a Alejandro Bolaños Davis, las instituciones del gobierno dejaron de presionar a Arenas Tola y desde finales del 2007 la Procuraduría se dedicó a entregar las cartas de no objeción a los inversionistas entre los que destacan Chanelle Fawn Kelly, Lauren Erin Byron, Ryan Scott Litte entre otros y todos se derivan del título agrario de la PJCH.

Pleito de tierras de nunca acabar
Antes de que el Procurador Estrada emitiera esta serie de cartas de no objeción a los adquirientes de lotes de Arenas-Tola, el desarrollo hasta fue embargado por solicitud hecha el 25 de septiembre por el abogado Humberto Corea Rosales, quien de acuerdo al expediente, solicitó el secuestro de los bienes de “Arenas Tola” debido a que los representantes de la Sociedad San Cristóbal, emprendieron dos procesos penales en contra de diez cooperados, que al final fueron absueltos en apelación y por ende les generaron gastos innecesarios por la suma de seis millones de córdobas.

Dichos gastos son por daños y perjuicios, lucro cesante y daño emergente en que incurrieron los diez cooperados durante el tiempo en que fueron procesados por los delitos de usurpación del dominio privado y amenazas en contra de la Sociedad San Cristóbal, y para garantizar el pago el abogado Corea Rosales solicitó el embargo preventivo.