•   CONDEGA  |
  •  |
  •  |

Sin mayores incidentes se desarrollan las fiestas patronales del municipio de Condega, que son dedicadas a San Isidro Labrador. La Policía ha destinado cerca de 60 efectivos, en el sector de la plaza, donde hay juegos mecánicos y otras diversiones para los niños, y adolescentes. En otra área de la misma están los chinamos y otros atractivos, destinados para los adultos.

Los días catorce y quince de mayo, hubo una serie de ferias agropecuarias en donde los productores de la zona ofertaron productos a precios de costo. También hubo una feria gastronómica y eventos recreativos y culturales. Todavía se está desarrollando, en el parque municipal, una feria comercial.

Bendición de las semillas
El quince de mayo hubo procesión que recorrió las principales calles de la ciudad misma que encabezó la imagen de San Isidro Labrador como patrono de los pobladores de Condega.  

También hubo una misa en donde los campesinos se congregaron en la parroquia para bendecir las semillas de granos básicos y hortalizas que cada año siembran y cuyas cosechas las encomiendan a San Isidro.

El Sub comisionado Ernesto Matías Hernández, jefe de la delegación municipal de Condega, dijo que este año las festividades han transcurrido en relativa calma.

Hace algunos  años debido al consumo excesivo de licor, el accionar de grupos juveniles y a las enemistades que había entre jóvenes se producía muertes violentas. Ahora tanto las autoridades de la Policía, como de la alcaldía y líderes religiosos han logrado que estas acciones negativas y delictivas queden atrás.

Pese a la crisis económica que golpea al país, centenares de personas asistieron tanto a los eventos recreativos como a los religiosos. La mayoría de participantes en este tipo de actividades son de origen campesino.

Prohíben “pase del bosque”
Es de señalar que hasta hace algunos años, en el parque municipal se desarrollaba el denominado “Pase del bosque”, donde campesinos y pobladores de la zona urbana llevaban animalitos silvestres que cazaban y luego de la presentación los liberaban en su hábitat normal.

Ahora debido a que muchos de ellos están en peligro de extinción, las autoridades han prohibido este tipo de eventos.

Para el recuerdo
También se instalaba un corral con vacas de ordeño y la leche que sacaban era regalada a los presentes. Lo mismo hacían con un trapiche, movido por bueyes. El jugo de la caña de dulce que salía también las repartía. Ahora, debido a los niveles de pobreza, estas iniciativas sólo forman parte de la historia.