•  |
  •  |

La calma retornó a la Universidad Católica del Trópico Seco, de Estelí, cuando los estudiantes de esa casa de enseñanza superior entregaron las instalaciones, luego que la mantuvieron tomada durante 17 días debido a un conflicto interno en el que exigían la destitución de dirigentes estudiantiles a los que se les había vencido el periodo establecido.

El domingo último la dirigencia local de la Unión Nacional de Estudiantes de Nicaragua, del recinto llegó a acuerdos con los que mantenían la toma. El lunes lo hicieron con la dirección de la Ucatse.

El conflicto que enfrentó durante 17 días la Universidad Católica del Trópico Seco, fue solucionado definitivamente este martes con la firma de acuerdos con los sectores involucrados. Las autoridades recibieron las instalaciones sin mayores tropiezos.

Este miércoles en  esa Alma Mater, vuelven a su normalidad los trabajadores y estudiantes.

Los estudiantes que demandaban elección de nuevas autoridades de la UNEN en ese recinto, la cual la encabeza Ariel Blandón, aunque no lo lograron, sí alcanzaron que tres de sus representantes formen parte de la Junta Directiva.

El acuerdo establece que la Junta Directiva de la UNEN es reducida de siete a seis miembros y se establece que Abraham Galeano, en representación de los muchachos que se tomaron la Ucatse, pasa a ser primer vicepresidente. Blandón quedará con la presidencia, secretaría de ciencias agropecuarias y la segunda vice presidencia de la UNEN.

La Junta Directiva, queda integrada, por Ariel Blandón como presidente, primer,  segundo vice presidencia, Ramón Atahualpa García Escorcia, secretario de ciencias agropecuarias Juan Carlos Ponce Zelaya.

Por los nuevos dirigentes que regentan la toma vicepresidente, Abraham Galeano; secretaria general,  Bárbara Raquel Bayres  Muller; secretario de Finanzas, Fernando Josué Ruiz Rodríguez.