•   MATAGALAPA  |
  •  |
  •  |
  • END

La Agencia de los Estados Unidos, Usaid, celebra 20 años de estar facilitando becas a jóvenes nicaragüenses de escasos recursos económicos, que han regresado para poner en marcha los conocimientos adquiridos y generar ingresos al país.

Los datos señalan que desde 1991, Usaid ha brindado mil 49 becas para líderes comunitarios y juveniles de Nicaragua que provienen de poblaciones pobres y que  históricamente han sido ignoradas, para estudiar diplomados o carreras técnicas de dos años, un año o seis meses, en universidades o escuelas técnicas de los Estados Unidos.

La cantidad de becados significa una inversión de 30 millones de dólares, lo que se hace posible a través del programa de la Asociación Cooperativa de Estados para Becas (CASS, por sus siglas en inglés), en conjunto con la Universidad de Georgetown.

Compartiendo conocimientos
Los encargados del programa señalaron que hasta la fecha, casi el cien por ciento de los graduados han regresado al país y comparten sus nuevos conocimientos y destrezas en sus comunidades, de esto aseguraron que hay numerosos ejemplos de personas que participaron del programa y ahora contribuyen al desarrollo socioeconómico de Nicaragua.

Tras estudiar Administración de Pequeños Negocios en la escuela técnica de Coffeyville en Kansas, William Ortíz, como participante del primer grupo de becados en 1991, regresó a su comunidad en Masaya y transformó la tienda de zapatos de su familia a una zapatería exitosa que genera empleos y además fundó la Asociación Nacional de Manufactura de Cuero y Calzado para ayudar a otros pequeños y medianos productores del rubro.

Otro ejemplo es Mabel Lazo, quien recibió una beca en 2001 para estudiar Control de Vectores en Salud Pública en la escuela técnica de Álamo en San Antonio, Texas; ella regresó a su comunidad en Siuna, una población con uno de los índices más altos de muertes maternales entre adolescentes, donde da talleres y lleva a cabo visitas caseras sobre salud reproductiva y puso en práctica una red de jóvenes dedicada a revertir la tendencia de embarazos adolescentes.

Ismael Torres, quien recibió una beca de dos años para estudiar Tecnología Acuífera en la Universidad Hillsborough en Tampa, Florida, es ahora el director de control de calidad en Mariscos Sahlman, una de las plantas procesadoras de mariscos más grandes de Nicaragua.

Torres dijo: “haber participado en el programa CASS me ha abierto un mundo de oportunidades, además de lo que aprendí en mi campo de estudio, he aprendido computación e inglés, dos cosas necesarias para triunfar en mi carrera”, aseguró.

En el área educativa
En el área educativa, María del Socorro Quiroz, quien estudió Educación Primaria Rural en la Universidad Estatal Harris Stowe en St. Louis, Missouri, ha aumentado los índices de retención escolar en la escuela donde ella trabaja en Chinandega.

Además, está entrenando a otros profesores sobre las técnicas que aprendió.

Como continuación del programa, Usaid está apoyando el programa Becas para Educación y Desarrollo Económico (SEED, por sus siglas en inglés) junto con la Universidad de Georgetown desde el 22 de diciembre de 2008. Los primeros 19 becarios del programa partieron a los Estados Unidos en agosto de 2009 y se espera que retornen a Nicaragua en junio o julio de este año.