•  |
  •  |

El alto costo de las casas, el deterioro de las mismas por estar construidas en un terreno “sonsocuitoso” y el reciente embargo que hizo la Asociación para el Fomento al Desarrollo de Nicaragua (Afodenic) a dos ciudadanas por morosidad, mantiene indignados a los habitantes del residencial “Bosques de Juigalpán”, que exigen al organismo que revalorice las viviendas.

Ervin Isabá Ruiz, de 40 años, quien tiene un año de no enterar sus mensualidades, dijo que el contrato que tenía con el organismo era que iba a pagar 86 dólares mensuales a un plazo de 14 años, porque supuestamente la vivienda costaba 11 mil dólares.    

Cuando la comenzó a habitar, la institución le pidió más de lo estipulado. “Al inicio iba a pagar el 50%, después me pidieron 11 dólares por el asfalto y después me pidieron que pagara el 100% de las cuotas que al final me salieron que tenía que dar 123 dólares mensuales. Esto es una estafa porque las casas se están deteriorando”, dijo Ruiz.    

Viviendas caras y deteriorándose
Según él, las viviendas están demasiado caras y con el tiempo se han venido deteriorando por estar construidas en un terreno blando, debido a que antes ahí lo utilizaban para la actividad ganadera.     

“Es un pisoteo a la parte mínima social porque el proyecto “Bosques de Juigalpán”, la ONG decía que era para los sectores Salud, Educación y servicios; sin embargo, hay otros sectores entre ellos abogados y magistrados”.   

De igual manera se pronunció Edwin Márquez, quien contó que tiene dos años de no pagar su cuota, porque presuntamente le han venido aumentado el pago, mientras el piso y las paredes de su casa se están rajando.

“Lo que yo tenía que pagar  eran 66 dólares mensuales durante 14 años, ya que la casa costaba 11 mil dólares. Acepté ese contrato porque antes andaba alquilando y pagaba el equivalente a 100 dólares y me salía caro… firmé la promesa de venta con Hania García, después me aplicaron 4 dólares más porque decía el ONG que se habían equivocado en la medida del terreno, que según ellos había más y al final me están cobrando 180 dólares mensuales por la vivienda que cuando fui a preguntar me dijeron que el contrato estaba por 8 años porque yo ganaba 30 mil córdobas, imaginate que ni siquiera me lo consultaron…”.
Márquez, no sólo se mostró molesto por el aumento en la cuota de su vivienda, sino también porque su casa se está rajando.

Carolina Gómez, otra de las habitantes afectadas, manifestó que hasta el medidor le cobró la ONG, con un valor de 56 dólares.

Exigen revalorización
Estos ciudadanos exigen a la ONG a que revaloricen nuevamente las viviendas.  
Recientemente a Lucelia García y Heysell Pérez, sus viviendas fueron embargadas porque la primera debía 36 meses y la segunda 32 meses.  

Según el gerente general de Afodenic, estas personas incumplieron el contrato que tenían al no pagar la mensualidad, y por el mismo camino van otras que ya están en proceso judicial.   

En conferencia de prensa  Montoya recordó: “Este proyecto de vivienda fue posible mediante operaciones de crédito de Afodenic, Paz y Tercer Mundo y Barceló nos involucramos, y los que firmaron el contrato (los 498 residentes) tenían que pagar su contrapartida… los firmantes de este contrato conocieron el costo de las casas”.

Pagaron terreno que prometió alcaldía
También se refirió a que la alcaldía inicialmente se había comprometido a donar el  terreno, pero que al final lo tuvieron que comprar por un valor de 30 mil dólares.   

“Queremos aclarar la voluntad de la institución de reducir el déficit habitacional de Juigalpa, pero desgraciadamente hemos tenido a un grupo de pobladores que han querido distorsionar y crear crisis”,  indicó Montoya, quien negó que los contratos se estén alterando.

Explicó que tanto las viviendas como las calles las han venido reparando.

Hizo un llamado a que los residentes del reparto “cumplan con sus obligaciones (de pago)... no hay variaciones al mismo (en los contratos) en la medida que cumplan, cuando se entregaron las casas se hizo con un acta de retracción y un período, esto se ha venido resolviendo,  estamos conscientes que las calles se deterioran, pero se está invirtiendo en las reparación de las mismas”, aseguró.  “Bosques de Juigalpán” fue inaugurado por Afodenic, Paz y Tercer Mundo y Barceló de España en 2007, y era un proyecto para personas de escasos recursos, pero con un sueldo que les permitiera pagar las cuotas.

En la actualidad las casas están habitadas por personas que devengan salarios mayores a los establecidos para dicho proyecto.