•   CARAZO  |
  •  |
  •  |
  • END

La lactancia materna proporciona uno de los mayores aportes nutritivos al crecimiento físico y desarrollo mental y afectivo durante la niñez, y ofrece una inigualable positiva influencia biológica y afectiva en la madre.

La leche materna contiene anticuerpos que protege al niño de enfermedades, tales como diarrea, gripe, alergia y otro tipo de infecciones.

En Nicaragua, actualmente reconocen los beneficios de la lactancia materna en la salud física y psíquica del recién nacido, de la madre y en la familia.

Estudios indican que por diversas razones sociales, económicas y culturales, la práctica de la lactancia materna había disminuido en América Latina y el Caribe.

Entre estas razones se encuentran la adopción de nuevos modos de vida que no propician el acercamiento de la madre con el recién nacido, la utilización de agua glucosada o leche de fórmulas y de pachas o biberones.

A menudo, también las políticas y actitudes de los servicios de Salud han contribuido a esto, encontrándose obstáculos desde la ubicación física de las salas de maternidad, la organización de los correspondientes servicios, y hasta en las actitudes del personal de salud.

Recomendaciones
El doctor Ricardo García, responsable del Departamento  de Pediatría del hospital Santiago, de Jinotepe, dijo que, “que es una estrategia para reducir la mortalidad perinatal, apego precoz, contacto piel a piel desde los primeros segundos de vida del bebe y la madre.

Nosotros aconsejamos a la mujer que sale a trabajar, que  debe sacarse la leche y dejarla refrigerando a una temperatura de unos cuatro grados centígrados, para que luego el familiar o tutor a cargo le dé adecuadamente la leche al niño o la niña”, afirmó el pediatra.

“Dentro de las actividades  que estamos realizando en  las diferentes salas de maternidad, incluso en la sala de la Consulta Externa sobre la lactancia materna, es  el  apego precoz. Es importante que una vez que el niño nace se debe  poner en el vientre materno y darle  el cuido consecutivamente. En el hospital Santiago, de Jinotepe, aseguramos que los niños que nacen al 100% le garantizamos el consumo de la leche de la madre”, recalcó el galeno.

Asegurando vida del bebé
Por su parte, la doctora María Estrada Guido, trabajadora del Departamento de Servicio Social, manifestó: “Está demostrado que si iniciamos la alimentación con el pecho durante las primeras horas de vida, independientemente de la vía de nacimiento, se puede disminuir la mortalidad del bebé.

Sobre todo, es algo que lo contempla el Código de la Niñez y la Adolescencia, la promoción de la lactancia materna como un derecho de las niñas y los niños en su nacimiento”, aseguró Estrada. Datos estadísticos del hospital Santiago, dan cuenta que en el área materno-infantil, en el primer cuatrimestre del año en curso han nacido 1,008 niñas y niños de los cuales 653 son producto de parto normal; tres con complicaciones y 352 por cesáreas.

Cabe mencionar que en el lapso cuatro meses, el mayor índice de madres son adolescentes en edades de 14  y 18 años de edad.

La joven María Giovanna Martínez, dijo a EL NUEVO DIARIO que “a pesar de tener 15 años he aprendido a dar el pecho a mi niña que nació hace cuatro días.

Mis amigas me decían que los pechos después  se me iban a mirar feos al darle el pecho al bebé.

Asimismo, durante el embarazo consulté con mi pediatra y el personal de Salud sobre esta temática que previene de muchas enfermedades a las niñas y niños”, manifestó la adolescente.

Lactancia exclusiva
Tanto Unicef como la OMS/OPS, recomiendan que los niños tengan lactancia exclusiva en los primeros seis meses de vida. Sin embargo, el niño a los 12 meses debería consumir los mismos alimentos que el colectivo familiar, además de lactar.

Algunos especialistas opinan que si no comienza ese complemento alimenticio, el niño podría sufrir retraso en el crecimiento con secuelas difíciles de reparar, además de que pueden aumentar los riesgos de obesidad y como consecuencia padecer de hipertensión en la edad adulta.

Es importante mencionar  que en el Código de la Niñez y Adolescencia, en la Ley 287, en el Capítulo Tres, que plantea sobre los derechos de salud, educación, seguridad social, cultura y recreación en el artículo 35, dice literalmente: el Estado a través de las instituciones correspondientes y los empleados en general están obligados  a brindar condiciones adecuadas para la lactancia materna incluyendo a madres sometidas a privación de libertad. En este periodo no se separa al niño o  a la niña de su madre, excepto por razones de salud.

Algunas cifras
Según el último informe de las encuestas de demografía y Salud (2006–2007) del Inide, el 46% de la niñez de 6 meses recibe lactancia materna predominante (suma de lactancia materna exclusiva, leche materna más agua, leche materna más agua y jugos).

Menos de un tercio reciben lactancia materna exclusivamente, y el 15% leche materna más agua, o agua y jugos.

Al 34% le dan leche no materna y el 16% de los niños lactan con complemento alimentario, por lo que la lactancia materna exclusiva ha desmejorado en los últimos años.

No obstante, el Informe del Estado Mundial de la Infancia de Unicef de 2011, refiere que entre 2005-2009, la lactancia materna, exclusiva en las niñas y niños menores de seis meses en Nicaragua ha disminuido en 31%. Cada vez va desmejorando, por lo que se requiere mayor integración y participación de las  autoridades gubernamentales y de las madres nicaragüenses, sobre todo en la zona urbana.

Algunas cifras

Según el último informe de las encuestas de demografía y Salud (2006–2007) del Inide, el 46% de la niñez de 6 meses recibe lactancia materna predominante (suma de lactancia materna exclusiva, leche materna más agua, leche materna más agua y jugos).

Menos de un tercio reciben lactancia materna exclusivamente, y el 15% leche materna más agua, o agua y jugos.

Al 34% le dan leche no materna y el 16% de los niños lactan con complemento alimentario, por lo que la lactancia materna exclusiva ha desmejorado en los últimos años.

No obstante, el Informe del Estado Mundial de la Infancia de Unicef de 2011, refiere que entre 2005-2009, la lactancia materna, exclusiva en las niñas y niños menores de seis meses en Nicaragua ha disminuido en 31%. Cada vez va desmejorando, por lo que se requiere mayor integración y participación de las  autoridades gubernamentales y de las madres nicaragüenses, sobre todo en la zona urbana.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus