•   BUENOS AIRES  |
  •  |
  •  |

El transcurso de los años y la falta de proyectos de rehabilitación, han ocasionado que   las viejas instalaciones de las unidades policiales de los municipios de Buenos Aires, Tola, Moyogalpa y Altagracia, luzcan en mal estado, y sobre todo la de Buenos Aires, ya que no se dispone de una cárcel porque el antiguo cuarto que usaban como celda dejó de ser seguro y para evitar que los reos se fuguen los remiten a la unidad policial de Rivas.

Las instalaciones tampoco son las óptimas para los oficiales que laboran en esta unidad policial.

Algo similar sucede en la  unidad policial de Tola y la de la Isla de Ometepe. Según el comisionado Carlos Martínez, segundo jefe de la delegación departamental de Rivas, para este año esperan la reconstrucción de alguna de las cuatro unidades policiales.

Apoyo de Suecia y Japón
Manifestó que disponen de una pequeña celda con capacidad para cuatro reos, aunque la de Buenos Aires ahora luce abandonada y es usada como bodega.

Cabe señalar que en Rivas, la Policía Nacional logró reconstruir entre 2005 y 2009 las unidades policiales de Belén, Potosí y San Jorge con apoyo de Suecia, y las de Cárdenas y San Juan del Sur con un préstamo de cinco millones de dólares que otorgó el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), en el cual también se incluyó la edificación de otras 14 unidades policiales de otros departamentos y cuatro delegaciones de la Comisaría de la Mujer.

Las unidades policiales de  Belén, Potosí, San Jorge también fueron equipadas por el Gobierno de Suecia, y las alcaldías se encargan de donar el terreno.

En enero de 2005 la Policía Nacional logró reconstruir las cárceles de Rivas, gracias a la cooperación del Gobierno de Japón, que aportó casi un millón de córdobas para construir y remodelar diez nuevas celdas en la unidad policial de Rivas, con capacidad para albergar a 38 detenidos.

Estas declaraciones las brindó durante la inauguración el entonces director de la Policía Nacional, Comisionado Mayor  en retiro  Edwin Cordero Ardila.
Las últimas unidades policiales que se reconstruyeron fueron las de Cárdenas y San Juan del Sur, y desde 2009  han quedado pendientes las de Buenos Aires, Tola y la dos de  la Isla de Ometepe.