•   CHICHIGALPA  |
  •  |
  •  |

Cuatrocientos estudiantes de 19 centros escolares de este municipio participaron en la jornada anual de reforestación del río Chichigalpa, organizada por el ingenio San Antonio (ISA) y la Compañía Licorera de Nicaragua, pertenecientes al Grupo Pellas.

Después de una marcha que recorrió las principales calles de la ciudad a favor de la preservación del medio ambiente, los estudiantes junto a maestros, funcionarios de la Alcaldía de Chinandega, del Instituto Nacional Forestal (Inafor), y movimientos ambientalistas, se dirigieron al afluente donde sembraron árboles de diversas especies.

Leoncio Guerrero Sampson, funcionario del Inafor, aseguró que Chichigalpa es uno de los municipios mejor organizados en los esfuerzos por reforestar áreas como el complejo volcánico Casitas-San Cristóbal, escuelas, barrios y comarcas.

“Trabajamos en equipo junto a varias instituciones privadas y estatales, y la Alcaldía. El Inafor, como entidad rectora del área forestal, ha apoyado con 20 mil pequeñas bolsas plásticas para establecer viveros con semillas de diversas especies nativas de la zona”, indicó el funcionario.

Elogió la labor de las instituciones en el municipio de Chichigalpa, donde en el verano pasado no hubo incendios forestales, por lo que sobresalió la labor preventiva y la educación ambiental en sitios vulnerables como el complejo volcánico.

Vital apoyo de ISA y Compañía Licorera
Ivette Reyes, Directora Ambiental del Ingenio San Antonio y Compañía Licorera, dijo que en la sexta jornada de reforestación de los ríos Chichigalpa y Esperanza, en los municipios Chichigalpa y Posoltega, participaron 600 estudiantes de los colegios “Gilberto Ramírez”, San Luis Gonzaga, San José, Modelo ISA, “Leonardo Montalbán”, “Víctor Manuel Soto” y “Miguel de Cervantes”.

Además, “Francisca González”, Instituto Nacional Tecnológico (Inatec), Bethel, Virgen de Candelaria, El Pellizco, Cosmapa, Santa Matilde, El Socorro, Santa María, Los Zanjones, e integrantes de cuatro organizaciones juveniles ambientalistas.

“Para este año, la meta es sembrar diez mil plantas en el río Chichigalpa. En los seis años hemos sembrado 300 mil plantas, pues la meta cada año es de cincuenta mil plantas en municipios de Chinandega y de León. Hay plantas con buen desarrollo, el proyecto es interesante, porque siempre cuidamos las plantas y tienen buen desarrollo”, expresó la funcionaria.

Dijo que antes el lugar estaba seco, ahora hay un afluente como fruto del proyecto de reforestación, y los estudiantes son la base principal de este esfuerzo, que consolidarán todos los años, para heredar un medio ambiente sano a las futuras generaciones.

Manifestó que el componente de educación ambiental es vital, porque visitan cada casa, y a la gente que lanza basura y destruye los arbolitos.

Victorino Romero labora como guardaparques de la Alcaldía de Chichigalpa, en la protección del río del mismo nombre, donde orgulloso muestra el desarrollo de diversas especies como frutales, jenízaro, caoba, roble, guanacaste blanco y guanacaste negro, madero negro, y cortés, entre otros.

“El crecimiento de estos árboles refleja el alto nivel de conciencia de pobladores que antes destruían la parte reforestada. Siempre aconsejamos a la gente cuidar el bosque, aquí hay una poza grande, estoy contento, dispuesto a seguir con este trabajo”, indicó.  

William Martínez, funcionario de la Unidad Ambiental de la Alcaldía de Chichigalpa, dijo que todos los años en coordinación con las dos empresas del Grupo Pellas, reforestan los ríos que rodean este municipio, como el Cosmapa, el Esperanza y el Chichigalpa.

Destacó en esta labor al Ministerio de Educación, al Inafor, al Marena, a los pobladores, a los estudiantes y a los miembros de varios movimientos ambientalistas.

Alumnos comprometidos con el medio ambiente
La estudiante Zaida Calero Salgado, de primaria, expresó que Nicaragua es bella, y hay que cuidarla, protegiendo sus recursos naturales con la siembra de árboles y con la protección de los mismos.

“Estoy muy contento, es la primera vez que participó en una jornada de reforestación, y volveré todos los años, como un compromiso con el medio ambiente”, afirmó el estudiante Jairo Antonio Sánchez Vega.

Valeria Leiva, fiscal de la comisión ambiental de la sociedad civil de Chichigalpa, expresó que anualmente participa en la jornada de reforestación, porque siente amor por la naturaleza, y ese sentimiento lo inculca a otras personas.

Luciano Somarriba, habitante de la comarca la Cuitanca, expresó que tiene un terreno sembrado con árboles de diversas especies, y lucha contra los depredadores, porque está comprometido con la protección del medio ambiente.