Francisco Mendoza S.
  •   Darío, Matagalpa  |
  •  |
  •  |
  • END

La tierra de Rubén Darío fue sede del lanzamiento de la Cruzada Nacional de Reforestación que impulsa el gobierno de Nicaragua a través del Instituto Nacional Forestal (Inafor).
Según los datos históricos, en 1950 existían aproximadamente ocho millones de hectáreas de bosques en el territorio nacional, pero ahora con dificultad hay unos tres millones hectáreas en peligro de desaparecer si no se buscan alternativas para frenar la tala, el avance de la frontera agrícola, y para reforestar las áreas desoladas.
El director nacional del Inafor, ingeniero William Schwartz, al dirigirse a los estudiantes del Instituto Nacional Rubén Darío y a los presentes en la actividad de reforestación, señaló que anualmente se deforestan unas 71 mil hectáreas de bosque, lo que significa que si no se busca la manera de frenar esta actividad, en 40 años Nicaragua estará convertida en un desierto.
“Los árboles son fuente de vida, ellos transforman la energía solar en alimentos a través de la fotosíntesis, pero además nos garantizan agua y otros alimentos tan importantes para la vida, por lo que es necesario que todos nos unamos en un solo esfuerzo para reforestar las áreas que ya hemos deforestado para garantizar el futuro de las nuevas generaciones”, aseguró el titular del Inafor.
Advirtió que no se trata solamente de lanzar una cruzada reforestadora, sino de trabajar incansablemente por la meta de reforestar 300 mil hectáreas en cinco años, a razón de 60 mil anuales. Al consultarle si en la actualidad existen las contradicciones con el Marena, que decomisa madera mientras en Inafor autoriza cortarla, Schwartz dijo que hay una estrecha coordinación, y contra aquel funcionario que viole la Ley de Delitos Ambientales se tomará medidas severas, desde su despido como funcionario hasta procesarlo, porque no es que sólo lo vas a sacar del trabajo y ya está, sino que hay que castigarlo por el delito cometido, señaló el funcionario.
El titular del Inafor puso como ejemplo el caso de los dos regentes del departamento del Río San Juan, a quienes además de aplicarles una medida administrativa, están en la cárcel por haber cometido delitos ambientales, finalizó.
Por su parte, el alcalde de Sébaco, Boanerges González, señaló que era un acontecimiento importante el que se estaba realizando, debido a que era primera vez en la historia que se lleva a cabo una Cruzada Nacional de Reforestación, por lo que pedía a todos los matagalpinos unirse en este esfuerzo para recuperar los bosques y el manto acuífero, debido a que ésta es una responsabilidad de toda la sociedad nicaragüense.
Además del director del Inafor y el alcalde de Sébaco, estuvieron presente los delegados del Mag-For, el Marena, el IDR, representantes de la Policía y el Ejército de Nicaragua, así como el alcalde del municipio de Esquipulas, entre otras personalidades dispuestas a poner en marcha esta gran Cruzada Nacional de Reforestación.