•  |
  •  |
  • END

Rosa Adilia López, habitante del barrio “Carlos Manuel Jarquín”, dijo que le parece un sueño tener un servicio higiénico con taza de porcelana y a la par un baño, lo que ha cambiado las condiciones de vida en su familia, y su casa, por supuesto, sumó en valor.

“El solar es muy pequeño para construir letrinas”, dijo, mostrando el reducido espacio del terreno que tiene como tope un paredón, en la ribera del río Dipilto, donde está el sector más bajo de la ciudad, y con la imposibilidad de conectarse al alcantarillado sanitario.

El alcalde Marciano Berríos, acompañado del presidente del Movimiento Rural Cristiano de Monegros, Antonio Brosset, gestor principal de una subvención ante el ayuntamiento de Zaragoza, provincia de Aragón, España, y de beneficiarios, inauguró recientemente la obra que consiste en 104 pozos sépticos. Todo tiene un valor de un millón y medio de córdobas.

El edil dijo que cada servicio domiciliar tiene un costo promedio de 25 mil córdobas, de los cuales el 50 por ciento fue aportado por la alcaldía y la familia beneficiaria, y el resto por la alcaldía aragonesa. Brosset expresó su satisfacción por el uso eficiente de los recursos tanto por parte de la alcaldía neosegoviana como por las familias favorecidas.

También con la cooperación de la Fundación Prodel de Nicaragua la alcaldía ha impulsado la construcción de 83 pozos sépticos más en el barrio “Teodoro López”, al oeste de la ciudad.

Cada servicio tiene una vida útil de diez años, pero son reciclables evacuándoles los desechos sólidos. En el futuro la comuna dispondrá de un camión cisterna para este servicio.