•   Rosita  |
  •  |
  •  |

En el municipio caribeño de Rosita ha surgido una iniciativa para rescatar su principal potencial turístico consistente en dos espectaculares lagunas que actualmente están abandonadas y una de ellas ha sido convertida en basurero y vertedero de aguas servidas.

Massiel Díaz Barcala, una  joven egresada de la carrera de Administración Turística y Hotelera, afirma que Laguna de Cobre (la más grande), sería ideal para promover el canopy, rapel, natación y kayak.

“Esta laguna con sus tonalidades turquesa y esmeralda es espectacular, sus paisajes extraordinarios le dan un valor escénico que puede ser muy bien apreciado por turistas nacionales y extranjeros. Me sorprende que no exista un plan integral para conservarla y aprovecharla. Puede ser una auténtica mina de oro”, comentó.

Algunas ideas
Mientras que Leyli Valdivia sugiere construir cabañas en las paradisíacas mesetas que rodean la Laguna de Cobre para organizar unas verbenas a la luz de la luna, una tradición rositeña que antes le llamaban “lunadas” y que ahora nadie practica.
Con relación a la Laguna de Bambanita o Laguna Verde, Massiel Barcala propone convertirla en un criadero de peces para promover la pesca con caña en canoas. “También es ideal para la natación y el senderismo en sus alrededores”.

Luis López Castro es un vecino de Laguna de Bambanita que tiene una visión conservacionista. “Lo mejor que se puede hacer aquí es no tocar nada; hay que dejar intacto cada arbusto y las paredes de enredaderas que le dan un fondo magnífico al espejo de agua”.

López advierte que este sitio no es adecuado para grandes infraestructuras sólidas. “Basta con construir unas cabañas cobijadas por la vegetación”, propone Castro, quien madruga todos los días a recoger botellas plásticas y otros desechos que personas irresponsables arrojan en esta laguna paradisíaca.

Lanzan S.O.S.
“La situación de ambas lagunas, especialmente Laguna de Cobre es preocupante
porque la han convertido en basurero y en ella desemboca un cauce con aguas servidas del vecino Barrio 19 de Julio”, señaló Massiel Barcala.
Ella opina que también se debe regular la actividad de los mineros artesanales, mejor conocidos como güiriseros, que perforan las riberas de la laguna en busca de unas pepitas de oro.

Finalmente, Leyli Valdivia exhortó a la alcaldía y Concejo Municipal de Rosita para que elaboren un plan integral de protección a estas lagunas que pueden representar una alternativa económica formidable mediante la promoción del turismo.