•  |
  •  |

La orientación dada hace dos meses por el alcalde de Granada, Eulogio Mejía Marenco, de reactivar la comisión técnica de seguimiento y control urbano para evitar daños al patrimonio cultural, no ha sido efectiva. Dicha comisión, conformada por representantes de las oficinas del Centro Histórico y Control Urbano, adscritas a la Municipalidad y por la delegación del Instituto Nicaragüense de Cultura, sigue sin  reunirse los lunes de cada semana, tal como fue acordado.

El director de Cultura, Biblioteca y Archivo, Fernando López, criticó el poco interés de algunos funcionarios públicos que no están acatando las normas de protección a los bienes históricos y culturales que aún se conservan en La Gran Sultana.  

“Ha habido fallas a lo largo de los años, no solo en la administración actual. Funcionarios de la Alcaldía que han otorgado permisos que no están apegados a la normativa, pero también ha habido personas que deliberadamente hacen intervenciones que no gozan de autorización y lesionan el patrimonio”, expresó a END hace varios días.

Una postura similar sostiene la concejal sandinista, Flor de María Rivera, quien ha insistido en que se debe reactivar la comisión, con el propósito de detener los abusos y deterioros en los edificios. Ambos señalaron una especie de adormecimiento de las autoridades locales que han extendido permisos para realizar construcciones y restauraciones que lesionan gravemente el patrimonio.

Un caso sonado
Uno de los casos más sonados -y que según se sabe llegó hasta la Corte Suprema de Justicia- ocurrió en la propiedad de un extranjero, contiguo al Banco de América Central (BAC), donde hicieron evidentes intervenciones. El otro, es enseguida de la casa departamental del Frente Sandinista, ahí cambiaron todas las columnas de madera en los corredores y las sustituyeron por columnas de concreto.

Casa de familia Borgen
De igual manera, en la casa de la familia Borgen, en el costado suroeste de la Iglesia de San Francisco, donde hubo ampliación de un portón, supuestamente para facilitar un garaje. De manera extra oficial se supo que hubo suspensión, pero fue presentado un permiso extendido por el responsable de la oficina de  Control Urbano, Clarence Reyes.

La casa Borgen es un inmueble catalogado y tiene un nivel de protección estructural, por lo que los expertos sugieren  que no se debe reformar ese tipo de inmuebles o remodelaciones, menos obras de demolición. Los vanes de puertas y ventanas, deben ser considerados en su forma original, según el artículo 174 de la Normativa de Protección.

No permitir distorsiones
López y Rivera aducen que a la arquitectura clásica no se le puede causar alteraciones, no se debe seguir permitiendo esas distorsiones a la historia, al arte y la cultura patrimonial de esta Ciudad Colonial.

EL NUEVO DIARIO conoció que los expertos no han podido hacer una valoración concreta a la casa en proceso de remodelación localizada frente al cuartel de bomberos, pese a que existen dos citas a la Procuraduría Departamental de Justicia de Granada. Una fuente dijo que el propietario no ha querido presentarse a la entidad, por lo cual no existe un verdadero diagnóstico de lo que está ocurriendo en ese inmueble.