•   Bilwi  |
  •  |
  •  |

Por enésima vez, dirigentes agrarios y líderes indigenistas de la Región Autónoma del Atlántico Norte han alzado su voz para reclamar una presencia más efectiva del Ejército y la Policía para frenar la delincuencia y neutralizar a las bandas armadas que operan en sectores rurales de la zona.

Aunque la jefatura policial de la subregión del Triángulo Minero asegura que han asestado fuertes golpes a grupos delincuenciales que operan en varias comarcas, habitantes de la zona consideran que la inseguridad impera en el campo.

Casos sin respuestas

Uno de ellos es René Castro Hernández, quien se queja porque según él la policía no ha sido capaz de capturar a los asesinos de su hermano Calixto Castro, quien fue ultimado a tiros el 19 de diciembre de 2011 en un campo de béisbol ubicado en la comarca de Yakalwás, municipio de Rosita.

Según Castro, su hermano fue asesinado por miembros de la banda de Etanislao Jarquín Montoya, también conocida como banda El Coral que opera en el vértice fronterizo de los municipios de Rosita, Bilwi y Prinzapolka.

El denunciante señala que la banda El Coral también secuestró a inicios de año a su hijo Juan Carlos Castro, pero afortunadamente él logró escapar de sus captores.

Impunidad
El dirigente indígena de la comunidad Laguna de Kukalaya, Adolfo Pineda Davis, afirma que Etanislao Jarquín y su banda tienen una base social conformada por colonos que han invadido territorios del pueblo miskito y por simpatizantes fanáticos liberales, señalamiento que es rechazado por el presidente de esta agrupación partidaria en
Bilwi, Dale Teophile.

Pineda opina que Jarquín ha logrado burlar todas las persecuciones de la Policía y del Ejército, porque tiene buena red de informantes y se retira a zonas lejanas como la cuenca de los ríos Coco y Wawa cuando lo andan buscando, “pero luego regresa a cometer sus fechorías en su zona de operaciones que es el Triángulo Minero”.

Temen acciones vandálicas
Tanto Adolfo Pineda como René Castro, alertan sobre la posibilidad que la banda antes mencionada y otras que operan en la subregión del Triángulo Minero, se dediquen a realizar acciones vandálicas durante la campaña electoral que se avecina.

Recientemente, una banda armada asesinó a José Aristeo Martínez, un dirigente de los Consejos del Poder Ciudadano en la comarca San Antonio de Okonwás, y varios maestros de la zona han abandonado sus escuelas por temor a las amenazas de estos vándalos.