•   SAN CARLOS  |
  •  |
  •  |

Su estado es crítico y deplorable. Henry Salomón Mayorga Mairena es un retirado del Ejército que se ganaba la vida taxiando, era un hombre corpulento,  pero le aquejaban cálculos en la vesícula, por lo que decidió realizarse una cirugía, que le hicieron en el Hospital “Luis Felipe Moncada”,  de San Carlos, Río San Juan.

Tras la operación, el hombre, de 54 años, a quien sus amigos conocen como “Chuleta” quedó en estado vegetal y ahora yace inerte en una improvisada cama que su humilde mujer acondicionó colocando adoquines debajo; a través de una sonda recibe alimentos. De sus ojos brotan lágrimas cuando suponen que algo le impresiona. Así podría vivir no saben cuánto tiempo. Esa es la previsión médica, según su mujer María Izaguirre Cruz.

Izaguirre contó la odisea que viven, pues Mayorga Mairena era sostén de la familia compuesta por 6 personas, incluyendo un nietecito con capacidades diferentes. Ella se dedica a su cuidado y viven de la caridad. Los amigos del volante de Henry le llevan “cositas” para su alimentación, refiere.

Aquel día negro
La señora recuerda aquel 28 de marzo. A pesar de ser asegurado Mayorga decidió operarse en el centro de San Carlos, cuando el cirujano lo vio enérgico, “dijeron que no tenía problemas del corazón, ni padecía ninguna enfermedad, entró al quirófano desde las 12 del mediodía hasta las 4 de la tarde, cuando salió en la camilla el médico dijo que había tenido una complicación”.

¿Sobredosis de anestesia?

El médico le dijo a Izaguirre: “le hicimos unos choques”. Según ella, le dijeron que había sufrido un derrame cerebral. Explicó que el estado de su esposo se agravó y el mismo día fue trasladado al Hospital Solidaridad, de Managua, donde el doctor Ortiz le dijo que su marido habría recibido una sobredosis de anestesia.

La angustiada mujer asegura que su esposo lleva 4 meses en ese estado. Su sufrimiento ha sido mayor al buscar apoyo para su recuperación, sin lograrlo.  

Dice haber recurrido a la dirección del hospital de San Carlos y la respuesta fue un rotundo NO. Una cama ortopédica o una silla de ruedas y la fisioterapia representan una necesidad.
Mayorga estuvo 15 años en el Ejército y después se dedicó a trabajar como “cadete” en un taxi. De las organizaciones de

exmilitares tampoco ha obtenido nada.