•  |
  •  |

Desde el 21 de enero del 2007 los rivenses han sido seriamente afectados por las constates alzas del precio del gas de cocinar, el cual desde esa fecha hasta la actualidad  se ha incrementado en  un 80% y la situación aún es peor en zonas del municipio de Altagracia Isla de Ometepe, donde el que quiere cocinar con gas licuado, tiene que pagar más de 430 córdobas, por el cilindro de 25 libras.

Según los comunicados emitidos por el Instituto Nicaragüense de Energía  (INE), el 21 de enero del 2007 el cilindro de gas de 25 libras que es el de mayor demanda, se cotizaba en la ciudad de Rivas a 175 córdobas con seis centavos y el de 10 libras a 70 córdobas con dos centavos, mientras que el tanque de cien libras tenía un precio de 805 córdobas con 29 centavos.

Con la reciente alza autorizada por el gobierno a través de INE, el tanque de 25 libras se vende en la ciudad de Rivas a 315 córdobas, el de 10 libras se cotiza a 129 córdobas y el de cien a 1,444 córdobas con 50 centavos, por lo que  en cuatro años y siete meses el alza representa un 80%.

Distribución por tanques
Uno de los distribuidores históricos de gas de cocinar de la ciudad de los mangos, es el economista Sergio Chavarría, quien reveló que en Rivas el 94% de los consumidores de gas licuado utiliza el cilindro de 25 libras y el restante 6% opta por el tanque de cien libras o el de diez.

Agregó que los consumidores creen que los distribuidores de gas son los beneficiados con las constantes alzas, pero según sus palabras ellos (las agencias) mantienen desde agosto del 2010 su margen de ganancia congelado en 25 córdobas por cada cilindro de gas de 25 libras que venden, por lo que los beneficiados son las cuatro empresas envasadoras que operan en el país y el gobierno.

La manera en que el gobierno congeló las ganancias a los vendedores de cilindro de gas, fue mediante un Decreto Presidencial número 56-2010, donde se reforma el artículo 15 del Reglamento para la Importación y Comercialización de Hidrocarburos.

Ganancias… para las envasadoras
Con dicha reforma el presidente Daniel Ortega y Emilio Rappaccioli Baltodano, titular del Ministerio de Energía y Minas, aumentaron los márgenes de ganancia de las cuatro compañías que envasan cilindros de gas licuado y disminuyeron y congelaron las ganancias que obtienen los propietarios de agencias minoristas y detallistas.

Según Chavarría éste es un golpe para ellos y en la actualidad lo que hacen es tratar de sobrevivir, revelando que de la ganancia los distribuidores, tienen que invertir en pago de alquiler de local, revestimiento de los tanques, transporte de vehículos, pago de personal, impuestos, entre otros gastos.

 

Medidas de ahorro

Ante las constantes alzas del cilindro de gas, Chavarría recomendó a los consumidores tomar medidas de ahorro tales como cocinar una sola vez, dar mantenimiento a las cocinas al menos dos veces al año, partir en dos tapas guineos y plátanos y adelgazar los trozos de carne, no exceder el tiempo de preparación de alimentos y no permitir que el aire llegue a la cocina.