•  |
  •  |

Este miércoles a las 3 y 45 de la tarde un tribunal de jurado absolvió a Bismark Jarquín, señalado como autor intelectual del asesinato de la joven Yelka Marisela Quintero, de 23 años, a quien le quitaron la vida de un disparo de escopeta el pasado 17 de mayo del corriente año, en el kilómetro 137 y medio entre la carretera Jinotega-El Guayacán, cerca del basurero municipal.

El veredicto de no culpabilidad causó revuelo entre familiares, amigos y organizaciones de Derechos Humanos que presenciaron la actuación de los miembros de jurado que durante seis días consecutivos tuvieron a la vista las pruebas que presentó el Ministerio Público para probar la culpabilidad de Jarquín.

Impunidad se impone a justicia, dice fiscal
“Este veredicto  supone una victoria de la impunidad sobre la justicia, porque el Ministerio Público con todos los medios de prueba tanto testificales, documentales y la de los peritos biológico, químico, balística, genéticos y médicos pudimos probar la culpabilidad de Bismark y aun así el jurado lo encontró no culpable, qué está pasando aquí” se preguntó la fiscal departamental Ana Isabel Sequeira, quien presume hay falta de conciencia, y carencia de valores de quienes integraron dicho tribunal de jurado.

Mientras tanto la madre de la víctima, Erlinda Chavarría y otros familiares se soltaron a llorar tras escuchar el veredicto y aseguraron que esto pone de manifiesto la protección que pueden disfrutar los que matan a mujeres y  permite que los malhechores continúen sembrando el terror.

“Corruptos, comprados, este hombre se ha librado de la ley de los hombres, pero no de la ley de Dios” dijo la afligida madre una vez de conocer el veredicto.

Por su parte la doctora Eyling Cruz Rojas, quien en todo momento representó a la víctima declaró a END que a través de las pruebas científicas se demostró que los perdigones encontrados en el cráneo de la víctima eran coincidentes con los cartuchos de escopeta que se encontró en el domicilio del acusado  y a través del perito biólogo se demostró que en la puerta de la camioneta fueron encontrados restos de la masa encefálica que correspondía de la víctima y restos de cabello y que no había ninguna eximenta de responsabilidad penal.

Bismark Jarquín, fue detenido por la Policía Nacional de Jinotega dos días después del crimen a bordo de una motocicleta y se puso en manos de la justicia por el asesinato de la joven Yelka Marisela Quintero quien el día de su muerte fue visto con ella en una camioneta color blanco y además se le comprobó que el arma era de su propiedad y además la disparó.

Durante el juicio oral y público, el acusado admitió los hechos aduciendo que se había tratado de un accidente y que el arma al realizar un forcejeo con la víctima se había disparado, pero que por temor había dejado abandonado su cuerpo al arrastrarlo varios metros de la carretera. Sin embargo de acuerdo a los peritos el arma sólo se pudo haber disparado según el orificio de entrada si la victima hubiera estado de rodillas.

Para la fiscal departamental Ana Isabel Sequeira, las pruebas justificaban la culpabilidad de Jarquín por lo que lamenta la decisión de los miembros de jurado el que estuvo conformado por cuatro mujeres y dos varones ya que a su juicio actuaron sin responsabilidad, inconsciente y con falta de madurez.

“Esto deja un mal sabor en la aplicación de justicia en Jinotega, pero quiero decirles que el Ministerio Público hizo todo lo humanamente posible para demostrar la culpabilidad de este hombre y a la vez hicimos todo el trabajo que la ley establece, logrando desvirtuar la presunción de inocencia de Bismark Jarquín y si la sociedad quiere hacer alguna demanda, que se lo haga, en este caso, al tribunal de jurado” dijo la fiscal.

Al final el tribunal de jurado encontró inocente a Bismark Jarquín por el delito de asesinato y culpable por el delito de portación y tenencia ilegal de armas.