•  |
  •  |

Salir de su humilde casita de piso de tierra, forrada con madera y viejas láminas de zinc, para viajar al otro lado del  mundo, era el sueño de Francel  Balmaceda Domínguez de once años.

Y aunque su mamá, María Domínguez pensaba que esto jamás ocurriría, ese pensamiento se le hizo realidad a su hijo.
El es uno de los cinco niños nicaragüenses seleccionados para viajar a la feria mundial infantil de béisbol, en Taiwán.

Ese evento es organizado por la Fundación Mundial de Niños del Béisbol y su feria es conocida por sus siglas en inglés como WCBF.

“Desde que comenzó a jugar béisbol a los 9 años, me dijo que su sueño era  jugar fuera del país. Nunca lo imaginé, pero dos años después el sueño de mi hijo se hizo realidad”, expresó  doña María.  

Sin hits ni carreras
El hijo de María y Mauricio José Balmaceda se ganó el derecho de representar a Nicaragua, por su desempeño como lanzador del equipo de Rivas que participó este año en el XXX Campeonato Nacional de Béisbol, Categoría Infantil “AA”, en Masaya, donde Francel lanzó un juego sin hit ni carreras a Zelaya Central y estuvo a punto de ganar un segundo encuentro por la misma vía.

De acuerdo a doña María, la noticia del viaje de su hijo a Taiwán la conoció a través del activista del béisbol rivense, Ismael Martínez.

En la isla, Francel se integró a otros niños de Canadá, Estados Unidos, Australia, Alemania, Inglaterra, Puerto Rico, México, Italia, Nueva Zelanda, Corea del Sur y Japón, entre otros países, 19 en total.

Según Francel, en sus nueve  días de estadía por el país asiático no sólo aprendió béisbol, “también conocí amigos de todas partes del mundo, aprendí a comer con palillos, viajé en trenes rápidos, anduve en barco, conocí un edificio de 101 pisos y muchos otros lugares”.

Dicho evento  se realiza desde 1990 y fue fomentado por el legendario Hank Aaron y el beisbolista japonés Sadaharu Oh y en el  sitio web de la WCBF se argumenta  que  el deporte del béisbol  promueve el trabajo en equipo, buena salud, disciplina y amistad y que por estas razones se concibió la idea de la feria mundial del beisbol infantil para crear buena voluntad y compañerismo entre los niños del mundo.