•  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Este lunes se reanudó el juicio oral y público, en contra de dos elementos acusados de haber abusado sexualmente y luego estrangulado  a la señora Josefa del Rosario Molina Castillo, cuyo cuerpo sin vida lo dejaron tirado en un predio baldío cercano a un puente conocido como Las Chanillas, ubicado en la salida norte de la ciudad de Estelí.

Los hechos de acuerdo a las investigaciones realizadas,  por la Policía y el  Ministerio Público, los cometieron Luis Enrique Ordoñez Zeledón alias “La Ternera” y José Armando Benavides Fuentes conocido como “El Tuco”, ambos de 30 y 32 años de edad respectivamente.

Al filo de la madrugada de este fin de semana, el juicio fue suspendido debido ya que por causas de fuerza mayor no asistieron dos testigos de cargo, que han sido propuestos por la fiscalía, entidad que lleva la acusación.

Cabe indicar que debido a cuestiones meramente del proceso y por ampliación de  informaciones y aspectos fortuitos o de causa mayor, el inicio del juicio había sido suspendido  en horas avanzadas de la noche del miércoles 24, luego que varios de los testigos   tanto de  de cargo, como  de descargo, no acudieron a declarar.

Dirigentes de las organizaciones que defienden y promueven los derechos de las féminas,  junto a sus miembros exigieron de los miembros del tribunal de jurado integrado,  por tres mujeres y dos hombres un veredicto de culpabilidad en contra de Luis Enrique quien es conocido en su mundo como  "La Ternera", y  José  Armando "El Tuco", como “El Tuco”, son representados por un defensor público y un abogado de oficio ya que aseguraron que no cuentan con recursos como para contratar los servicios de un litigante privado.

Es de señalar que un tercer individuo, de nombre  Roberto Castillo Lara alias  "El Chapulín" que había sido presentado por las autoridades policiales como implicado fue dejado en libertad porque supuestamente brindará su testimonio en  contra de los dos anteriores.

En un inicio este delito fue tipificado de forma provisional como   asesinato,  pero luego en las investigaciones respectivas las autoridades tomaron en cuenta las circunstancias que mediaron en el hecho, y le cambiaron tipificación por homicidio seguido de violación agravada.

Según las averiguaciones realizadas en su momento  por la médico forense Mirna  Guadalupe Ortez y por peritos del laboratorio de criminalística de la Policía, Molina Castillo fue ultimada por la vía del estrangulamiento, y antes fue abusada sexualmente por sus agresores.