•  |
  •  |

Fue un fundador de los cocheros de Masaya. Don Rolando Rafael Marín Morales, conocido cariñosamente como “Cutufay”, falleció a los setenta y ocho años de edad en esta ciudad.

Lleno de esperanzas, esperaba que alguien por lo menos volteara la mirada para reconocer su hazaña de organizar a los cocheros, él se atrevió en medio de las dudas a construir el camino de la organización y es desde ese momento que los coches de Masaya, se convierten en los primeros taxis.

En esa época viajar en coches era un lujo y los recorridos se hacían por  lugares tradicionales, o calles centrales de la ciudad.

Como transporte recreativo
Don Rolando siempre se opuso a que les recortaran sus rutas. Siempre luchó por ello, hasta que las fuerzas le fueron restando protagonismo, sin embargo el gobierno local de turno finalmente logró sus propósitos y solo los dejaron como transporte recreativo.

Aunque su sueño siempre fue que los coches recorrieran sin restricciones las calles y avenidas de Masaya.

Este intrépido cochero se jactaba de tener el mejor y más rápido coche y trabajó por 55 años, tiempo en el cual transportó por todo Masaya a muchos extranjeros por sus avenidas y calles.

“Cutufay”, provenía de una familia de tradicionalistas, entre barberos y cocheros. Procreó con su esposa, doña Ana Mercedes Martínez Oporta, de 70 años, 10 mujeres y 4 varones. Al morir ya tenía 20 nietos y 7 biznietos, una  rica herencia familiar que preserva la tradición cultural de  esta ciudad de Las Flores.

Rolando Rafael Marín Morales, quien falleció de un infarto cuando se dirigía a una farmacia, deja a los masayas huérfanos de sus originalidades y reconocen que fue uno de sus chotes de su florido barrio Santa Rosa, en esta ciudad de Masaya.

El  domingo 28 de agosto se llevaron a efecto sus funerales  y  sus restos descansan en el cementerio El Zapotal de Monimbó.