•  |
  •  |

Un total de 42 puntos ciegos ha identificado el Ejército de Nicaragua, en toda la franja fronteriza con Costa Rica, que comprende los 72 kilómetros que van de este a oeste desde la comunidad de Colón, en el municipio de Cárdenas, hasta punta El Naranjo, localizada en la zona costera sur de San Juan del Sur.

La existencia de estos pasadizos ilegales de un país a otro la confirmó el  Teniente Coronel Reynaldo Lacayo, jefe del Estado Mayor del Cuarto Comando Militar, cuyas oficinas centrales están en la Frontera Sur. Lacayo anunció que los días cinco y seis de octubre implementarán un plan especial en toda la zona para contrarrestar los delitos de abigeato, narcotráfico y la delincuencia común.

Quienes usan esos puntos
De acuerdo al alto mando militar los puntos ciegos son usados principalmente para el tráfico de migrantes, la narcoactividad y el contrabando.

“Para golpear estos delitos estamos ejecutando cada tres meses estos planes especiales pero es una tarea difícil de realizar”, señaló.

También se refirió que no disponen del presupuesto requerido para dar cobertura día a día a los puntos ciegos, y que lo que hacen es custodiar diez  puntos ciegos por día y al día siguiente se trasladan a otro y así sucesivamente. Agregó que en Rivas también existen muchas quejas de los ganaderos por el delito de abigeo, pero según sus palabras no existen bandas de abigeos sino expresiones delincuenciales.

En el caso de la narcoactividad, habló de la existencia de grupos que se organizan para “tumbar” droga.
Estas declaraciones las brindó el Teniente Coronel Lacayo, en ocasión del 32 Aniversario del Ejército, y en este contexto, detalló que el Cuarto Comando Militar lleva tres décadas brindando seguridad en el campo  mediante planes permanentes, que cubren los departamentos de Granada Masaya, Carazo y Rivas.

Aseguró que producto de estos planes, entre enero y julio de este año han realizado 3,338 operaciones, entre las que sobresalen el Plan de Protección Cafetalero implementado en Carazo; la captura de 19 narcotraficantes y de 57 personas que ejercían pesca ilegal en aguas del Pacífico nicaragüense, la ocupación de 34 armas, incautaciones de madera   y la recuperación de 15 reses.

Entre los planes, también destacó la protección de aéreas protegidas, tales como el refugio de vida silvestre La Flor y Chacocente.