•  |
  •  |

Las intensas lluvias sobre la reserva natural laguna de Apoyo registradas el 16 de septiembre saturaron el suelo y provocaron deslizamientos significativos, impidiendo la vía de acceso a la laguna por la carretera, daños a la infraestructura de un popular hotel y el desprendimiento de rocas que alcanzaron las costas de la laguna en el sector del municipio de Catarina.

Este fin de semana, nuevamente, se registraron lluvias intensas y aunque no se reportaron movimientos significativos, sí es evidente que el suelo se desliza con mayor facilidad, según dijo Álvaro Gutiérrez, comunicador de la Asociación de Municipios Integrados por la Cuenca y Territorios de la Laguna de Apoyo de Nicaragua, Amictlan.

Estudios e inspecciones realizadas por la Amictlan, concluyeron que los deslizamientos fuertes de tierra y rocas, están relacionados con las propias características geológicas del cráter, pero también por la intervención del hombre en acciones que hacen que el agua cada vez se infiltre menos en el suelo y se formen corrientes, como el despale, la actividad agrícola y las construcciones de nuevas urbanizaciones en la parte alta de la caldera.

“En este momento es necesario y sano que las instancias competentes realicen una evaluación rigurosa del sitio, para valorar o descartar una posible activación de alerta en la zona por deslizamientos. Además, urge el desarrollo de acciones de sensibilización dirigida a pobladores y visitantes de la laguna, con el objetivo de evitar situaciones que lamentar”, según explicó, la coordinadora del equipo técnico de Amictlan, Verónica Artola.

Está programada para hoy una inspección técnica por parte del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter), alcaldías, Marena y Amictlan.