•  |
  •  |

Mientras el gobierno de España ofrecía asesoría técnica para formular la candidatura de Granada como Patrimonio de la Humanidad ante la Unesco, la principal calle turística de la ciudad; La Calzada, mantenía expuestas sobre la superficie las heces fecales y un penetrante hedor, afectando negocios que se ubican sobre la famosa avenida.

El director de la Unidad Ambiental de la Alcaldía Municipal, Gustavo Carrillo, confirmó que hay un descargue de aguas negras a la tubería pública, a pesar que se orientó a los negocios que todavía no está disponible. “Cuando se hicieron las mejoras en La Calzada hace algunos años, la Alcaldía dejó varios manjoles a la espera del proyecto de alcantarillado sanitario de la KFW. Les dijimos a los propietarios que siguieran utilizando sus sumideros, mientras ejecutamos el proyecto, pero no hicieron caso”, dijo. Las heces empezaron a brotar de un manjol localizado frente a la pizzería Don Luca, corrían sobre la cuneta hacia el este, llegaban a la escuela “Carlos A. Bravo” y desembocaban directo al Lago Cocibolca, considerado reserva de agua para el país.

 “El proyecto sanitario no ha iniciado, pero nosotros ya tenemos el sitio donde construirán las pilas de captación de estas aguas, cerca del muelle de la Empresa Portuaria. Cuando todo esté listo, los manjoles podrán conectarse al sistema de aguas negras de la ciudad, pero para eso pedimos tiempo”, resaltó el funcionario.

Castigo a los responsables
Más categórico que Carrillo fue don Francisco Solórzano Gómez, uno de los afectados por la suciedad, quien manifestó que las autoridades deben sancionar drásticamente a los responsables, para dejar un precedente. “Aquí hay gente sin escrúpulos y leyes demasiado suaves que no tienen fuerza para castigar. Este es un hecho gravísimo, no es de multar, deberían cerrar definitivamente esos negocios”.

El ciudadano dice que se comunicó con las epidemiólogas del Ministerio de Salud, Gloria Poveda y Erenia Castellón, con la delegada del Ministerio del Ambiente, Ligia Flores y con la delegada del Instituto de Turismo, María Victoria Martínez, pero ninguna de ellas atendió su denuncia. Ante esa lamentable situación, los mismos afectados tomaron la decisión de cerrar con concreto el manjol.

Aunque temporalmente la situación quedó controlada, el director ambiental adelantó que este martes una comisión ínter institucional conformada por las entidades mencionadas realizaría inspecciones en cada uno de los negocios de la calle, para encontrar a los responsables.