•  |
  •  |

Indignados se encuentran cientos de usuarios del servicio de energía eléctrica en el municipio esteliano de San Juan de Limay, ya que afirman que a pesar de la aplicación de una serie de cortes programados que hizo la empresa Gas Natural-Unión Fenosa, dizque para mejorar el servicio, éste es cada día más deficiente.

El pastor evangélico y líder comunitario Roberto Reyes, señaló que además el servicio resulta carísimo y cada mes los incrementos en el cobro resultan terribles, aunque el consumidor aplique medidas de ahorro.

Lo que preocupa a los pobladores es que los descargos por mantenimiento que desarrollaron en días pasados para mejorar la red que abastece a San Juan de

Limay no ha dado los resultados esperados.
Fueron no menos once los sábados que se solicitaron para arreglar problemas y el tan anhelado mejoramiento de la red aún no llega, dice Reyes. Los  apagones que atentan con la vida útil de nuestros aparatos están a la orden del día, dijeron pobladores.

Los disparos de “cuchillas” en las comunidades son frecuentes, y estos apagones provocan además que el servicio de agua potable también falle, dice el pastor Reyes.  

Un ejemplo reciente

El barrio “Rigoberto Cabezas” pasó 33 horas sin energía, porque el transformador se disparó y éste es apenas uno de los recientes casos, pero se trata de un problema que venimos arrastrando desde hace rato, dijeron varias personas de las afectadas.

El problema se complica más cuando la cuando la empresa Disnorte se ve incapacitada de poder responder a tanto problema que genera una antigua y deteriorada red que pide a gritos una verdadera remodelación de las líneas de transmisión.