José González
  •  |
  •  |

La erupción del Cerro Negro en julio de 1947 en León ocasionó incertidumbre, enfermedades y emigración de familias enteras hacia otras ciudades.

La población leonesa aún recuerda ese triste episodio que les tocó vivir y honran su compromiso de celebrar la “Purísima de Penitencia”, conocida popularmente como “Gritería Chiquita”, en honor a la Santísima Virgen María, quien afortunadamente escuchó las incontables suplicas de sus hijos y aplacó la ira del pequeño coloso que por un mes incesantemente expulso gases, cenizas y lava.

La Asunción de María escuchó plegarias
Monseñor Isidro Augusto Oviedo y Reyes, obispo de la Diócesis de León, imploró a María Santísima, en su privilegio de la Asunción, su intersección amorosa a Dios para que librara a sus hijos de tanta pena y angustias, teniendo la inspiración de prometerle celebrar todos los años una gritería de penitencia la noche del 14 de agosto, semejante a la tradicional del siete de diciembre.

Han pasado 60 años y el compromiso sigue vigente, la “Gritería Chiquita” se ha convertido en una expresión popular que llama la atención de miles de turistas nacionales y extranjeros que visitan la ciudad de León, ubicada en el occidente del país, a 90 kilómetros de Managua.

¿Quién causa tanta alegría?
A la seis de la tarde en la Basílica Catedral, monseñor Cesar Bosco Vivas Robelo, Obispo de la Diócesis de León y Chinandega, oficializa la celebración de la Purísima pronunciando el primer grito “¿Quién causa tanta alegría?” Y la concurrencia responde a una sola voz, “¡La Asunción de María!”

“En los últimos ocho años, durante el repique de campanas y quema de pólvora hemos incorporado a esta peculiar tradición el baile de la gigantona con su enano cabezón”, aseguró Samir Alemán, delegado departamental del Instituto Nicaragüense de Turismo, Intur, instancia que invertirá 30 mil córdobas en este evento.

“A través de estas iniciativas promovemos nuestras tradiciones culturales y ofrecemos a los visitantes un hermosos espectáculo en donde se conjuga el arte y la cultura nicaragüense, como parte de las opciones turísticas”, agregó el delegado departamental del Intur.

Concursos de altares marianos
La noche del 14 de agosto es víspera de las festividades, que de acuerdo a la tradición católica se conmemora La Asunción de la Santísima Virgen María en cuerpo y alma al cielo. Las actividades conmemorativas continúan hasta el amanecer del 15, con el Concurso de Altares Marianos, promovidos durante más de 15 años por la Sección de Cultura de la Alcaldía, la Asociación Cultural Leonesa “Orlando Pastora Mendoza”, y la Casa de Cultura “Antenor Sandino Hernández”.

El señor Jacinto Salinas, Director de la Casa de Cultura en León y miembro del Comité Organizador del Concurso de Alteres Marianos, señaló que entregarán dinero en efectivo y diplomas de reconocimiento a los tres mejores altares que se destaquen por el uso de materiales nacionales, naturales y sintéticos.


Altares, la Asunción de María y el Cerro Negro
También expresó que la escenografía de los altares debe contener aspectos alusivos a la erupción del Cerro Negro. La imagen de la Purísima debe ser La Asunción de María, preferiblemente en estatuilla, “porque debemos contribuir al rescate cultural de la ‘Gritería de Penitencia’”, refirió Salinas.

El jurado calificador integrado por artistas, religiosos, escritores, líderes comunales y periodistas de la localidad, tomará en cuenta la originalidad de los altares, los obsequios o “gorras” que sea entregados a los presentes. Se tomará en cuenta también la música y los cánticos religiosos.

“Gorras” y turismo
Para celebrar la Gritería a lo grande, las autoridades edilicias, culturales, religiosas y turísticas invitan a los turistas y al pueblo en general a participar de esta expresión popular.

La “Gritería Chiquita”, es una réplica de la antigua que se celebra cada siete de diciembre en honor a la Inmaculada Concepción de María. La mayoría de fieles católicos se prepara económicamente con varios meses de anticipación para elaborar hermosos altares, regalar obsequios a los visitantes e inculcar a las nuevas generaciones una de las más importantes expresiones populares y religiosas.