•  |
  •  |
  • END

En el primer trimestre de este 2008, la Dirección General de Bomberos y la Asociación Civil de Bomberos Voluntarios de La Villa, en Granada, practicaron 383 inspecciones en diferentes centros comerciales y de diversión, explicó el capitán Armando O’Connor.

Las revisiones fueron hechas en los sistemas eléctricos de estos locales, para conocer las zonas de evacuación y los medios de protección al momento de suscitarse un posible incendio u otro tipo de emergencia.

O’Connor enfatizó en la necesidad de que cada establecimiento tenga un régimen preventivo adecuado, para minimizar las riesgos de un siniestro, grande o pequeño, evitar menores daños materiales y pérdidas de vidas humanas.

Hicieron 23 inspecciones eléctricas, cinco en proyectos de construcción de inmuebles, en diseños verticales y horizontales; también supervisaron los materiales a utilizarse, para evitar accidentes laborales, incluyendo el uso de combustibles y otros líquidos inflamables, lo mismo que los tóxicos.

El inspector de la Dirección General de Bomberos en Granada dijo que en entre enero y marzo capacitaron a más de cien personas en conocimientos básicos contra incendios y otra clase de desastres, asimismo, en las formas para evacuar personas en situaciones de emergencia y en primeros auxilios, declaró.

Mercado, una bomba de tiempo
En el caso del Mercado Municipal de Granada, construido hace 108 años, expresó que realizaron varias inspecciones e hicieron sus recomendaciones, por considerarlo “una bomba de tiempo” a causa de su deteriorada estructura.

Estas inspecciones generales se efectuaron en el sistema eléctrico, en los conductores de energía y centros de carga: “La realidad es que hay peligro, el mercado carece de protección contra incendios, no existe una ruta de evacuación bien definida”, lamentó.

Sin embargo, el gerente del mercado, Alejandro Hernández, expresó que tomando en cuenta que el tendido interno tenía más de 15 años de existencia, hicieron el llamado al Cuerpo de Bomberos.

“En noviembre de 2007 cambiamos mil 300 metros de tendido eléctrico, y quedaron intactos 250 metros, porque estaban en óptimas condiciones. Contratamos a dos expertos para que hicieran todo el trabajo y ubicaran 80 bujías nuevas a lo interno del mercado, para salir de la oscuridad en la que estábamos”, manifestó.

El gerente añadió que “el 80 por ciento de los cables eléctricos son completamente nuevos, y no creemos que dentro del mercado haya ningún tipo de riesgo”.

Recomendaciones generales
El capitán dijo que hay que recordar que el gas es más pesado que el aire, y se esconde cuando hay fugas en las partes bajas de las viviendas, por lo que urge tener cuidado con los cilindros de gas.

“Hay que evitar escapes de gases y las fuentes de calor. No se debe correr riesgos al encender fósforos o bombillos eléctricos, porque el producto queda en el ambiente”, manifestó.

Incluso, cuando hay escapes de gas butano, expuso, se deben prevenir acciones peligrosas, porque el gas queda en las ranuras de las suelas de los zapatos. “Si sienten olor a gas, lo mejor es no entrar a la vivienda afectada y de inmediato llamar a los bomberos para la inspección correspondiente”, finalizó.