Luis Alemán
  • |
  • |
  • END

La pérdida del 80 por ciento de la producción de granos básicos pone en un estado de emergencia al municipio de San Francisco Libre, que según su alcaldesa, podría enfrentar un dramático estado de hambruna en los próximos meses.

“El 80 por ciento de la producción de granos básicos quedó perdida por las lluvias”, reveló Lillyam Gómez, alcaldesa de San Francisco Libre, luego de reunirse con el Ministro de Transporte e Infraestructura, ingeniero Pablo Fernando Martínez Espinosa, quien realizó un recorrido por la carretera que se encuentra en malas condiciones.

Pero no sólo por el daño en la producción agrícola San Francisco está en peligro, sino también en el área sanitaria, debido a que los pozos, única forma de abastecerse de agua, están contaminados.

La mayoría de las comunidades rurales se abastecen con agua de los ríos. “Estos ríos están contaminados”, por lo que la alcaldesa lo que espera es que se desate una epidemia porque la población consume agua contaminada. En lugares como La Trinidad, Pochotillo, Las Uvas, Telpochapa, Las Cuevas, los habitantes buscan el río para abastecerse de agua.

Las 7 plagas de Egipto
Pero a San Francisco Libre no sólo lo atacó la lluvia, sino que una plaga en lo que quedó de los siembros de maíz, mantiene preocupadas a las autoridades, en tanto el azote podría terminar con lo poco que quedó de comida. “Entre más llueve, las pequeñas parcelas de maíz están sufriendo la plaga conocida como “Lapa”, que pone al follaje rojo y el chilote se malea”, reveló Francisco Saldaña, delegado del poder ciudadano en el municipio.

Según un informe que tiene Saldaña, las lluvias dañaron el sorgo millón, el maíz y el frijol. La pérdida de frijol fue de más del 90 por ciento, y también sufrió el ajonjolí, detalló. Para Saldaña, la situación es realmente dramática. Hay desabastecimiento de comida en 13 comunidades porque los accesos están cortados. San Nicolás, La Vijagua, Las Cruces, El Papalón, Las Mercedes, El Mango y San José del Naranjo están sin alimentos. “Hay emergencia alimentaría, la economía del municipio está paralizada desde hace 90 días”, señaló.

Carretera destruida
El ministro Martínez está optimista. Según él, los daños que tiene la carretera no son tan dramáticos a pesar de los incontables pegaderos que hay en un trayecto de ocho kilómetros.

“El problema de la carretera es de drenaje”, aseguró, tras explicar que el trabajo de reparación implicará limpiar los cauces que sirven de drenaje para las aguas. En San Francisco Libre, cada vez que cae un aguacero la carretera se llena de agua. “Es que hay problemas con el drenaje”, indicó Martínez Espinosa.

Según el titular del MTI, los trabajos de reparación de la carretera de 37 kilómetros comenzarán la semana próxima. Serán 8 kilómetros, los que fueron destruidos totalmente por las persistentes lluvias. “Hay pegaderos de hasta 3 kilómetros”, indicó la alcaldesa, quien se mostró optimista tras el anuncio del ingeniero Martínez Espinosa.