•  |
  •  |
  • END

El aumento de la violencia intrafamiliar y de los abusos sexuales preocupa a la Comisaría de la Mujer de la Policía de Rivas, dirigida por la capitana Karla Patricia Moya, quien a la luz de las estadísticas, da a conocer un aumento de estos delitos en comparación con el año pasado, y por ende, llama a las víctimas a que denuncien para evitar que las agresiones queden en la impunidad.

Según los registros de esta institución, entre enero y marzo del presente año se han recepcionado 135 denuncias de violencia intrafamiliar y de éstas, la Comisaría ha trabajado en 126, en donde se destacan 45 casos de maltrato físico o violencia intrafamiliar, 27 delitos sexuales y ocho omisiones deliberadas de alimento.

En el segmento de los delitos sexuales se cuentan 15 violaciones, tres raptos, tres tentativas de violación, tres estupros, dos abusos deshonestos y un acoso sexual.


Trimestre de horror
Dichas cifras superan las incidencias de este tipo delitos ocurridos en los últimos tres meses del año pasado, ya que en ese período se contabilizaron 110 denuncias, y de ellas la Comisaría trabajó en 92 casos, de los cuales 34 quedaron catalogados como violencia intrafamiliar, 20 como delitos sexuales, cinco como omisiones deliberadas de alimento y 33 como faltas penales.

De los 20 casos de delitos sexuales, sólo ocho fueron violaciones, y le siguieron seis estupros, dos abusos deshonestos, tres acosos sexuales y un caso por corrupción de menores. Estas cifras revelan el incremento de los casos de violencia intrafamiliar y de los delitos sexuales desde inicios de este año.

Según la capitana Moya --en el caso de las violaciones-- las principales víctimas son adolescentes que tienen entre 15 y 17 años; en segundo lugar, los que oscilan entre los tres y 14 años. La tónica es que la casa de las víctimas ha sido el escenario del delito, y sus victimarios, personas cercanas al núcleo familiar.