•  |
  •  |
  • END

SAN CARLOS
El doctor Yáder Vanegas, el único especialista en Medicina Interna con que contaba el Hospital “Luis Felipe Moncada”, renunció a su cargo. Ésta es la primera renuncia que podría desencadenar la de los otros especialistas que sin ser originarios de este departamento han demostrado su entrega y sacrificio, cumpliendo hasta 15 turnos y dispuestos las 24 horas del día. No obstante, su trabajo y especialidad no se corresponden con la remuneración económica, pues el salario de los médicos generales está por encima del suyo, y ya no digamos el del personal administrativo.

El Hospital “Luis Felipe Moncada”, de San Carlos, se ha destacado por el esfuerzo abnegado de su personal en la reducción de la muerte materna y por no paralizar la atención gratuita, a pesar de tantos paros o huelgas nacionales, porque atienden mayoritariamente a cientos de pacientes provenientes de comunidades alejadas. Y amparados en esa filosofía están actuando los especialistas para realizar su reclamo, aunque la respuesta que han recibido de la dirección del Sistema de Atención Integral a la Niñez es que “el que no quiere cooperar se puede ir”, mientras no hay sindicato que defienda los derechos laborales.

Preocupación de pacientes
La mañana del pasado martes, la consulta externa estaba saturada. Sólo el doctor Vanegas tenía anotados 40 pacientes y entre los tantos cubículos de los médicos se encontraban agitados el pediatra Moisés Ramírez y el doctor Juan Pablo Rojas, mientras los pacientes comentaban: “Dicen que los especialistas van a renunciar”, mostrándose además extrañados porque el director del hospital, doctor Freddy Ruiz, atendía a pacientes, cubriendo turnos para dar abasto con la demanda.

Los especialistas reclaman el cumplimiento de los incentivos que establece el convenio colectivo al prestar sus servicios en una zona especial y fronteriza, por lo que han recurrido a la Inspectoría del Trabajo. Entre los reclamantes se encuentran la cirujano Alexa Ríos, los ginecólogos Sergio Chamorro y Carlos Largaespada, el pediatra Moisés Ramírez y los ortopedistas Marvin Esquivel y Anabel Espinal. Todos ellos no son del departamento y con su bajo salario tienen que pagar de vivienda, alimentación y transporte. La mayoría de ellos llegaron a prestar sus nobles servicios con la promesa de que su trabajo sería remunerado, pero mientras ellos devengan 13 mil córdobas, trabajadores administrativos del hospital reciben 24 mil, y ya no digamos en la dirección del Silais, que casi copa los 40 mil córdobas, según expresaron trabajadores de la salud.

Con amenazas
no se resuelve
La señora Miriam Fitoria, quien fue intervenida quirúrgicamente, reconoció la calidad y el sacrificio de los especialistas y señaló la abnegación del ginecólogo, el doctor Sergio Chamorro. “Ese problema siempre lo hemos tenido en Río San Juan porque los especialistas vienen y son muy buenos, y se van por los bajos salarios, en vez de resolverles amenazan con correrlos, los que sufrimos somos nosotros porque los médicos generales no pueden dar un diagnóstico y nos mandan a Juigalpa o Managua”.

Fitoria hizo un llamado al Presidente de la República, Daniel Ortega, a atender los problemas de Río San Juan. “Él dijo que la salud y educación es una prioridad de su gobierno, pues que nos dé ese derecho porque son pocos los especialistas que aquí hay y no les quieren pagar lo que se merecen”.

Ella expresó su confianza en el ministro de Salud, Guillermo González, porque recientemente tuvo la oportunidad de saludarlo en una visita y espera que no defraude a la población necesitada de salud en Río San Juan.

Campesinos pobres, los más afectados
Verónica Prieto es la enfermera responsable de Consulta Externa, quien lamentó los situación que atraviesan. “La preocupación que tenemos todos en el hospital es que si no le resuelven el problema de salario de los médicos, la más afectada es la población pobre del campo, que reúne sus realitos para venir a consulta y sería duro decirles que no se les va a atender”.

A juicio de la enfermera, “es justo que les cumplan a los especialistas con su salario e incentivos, pues no es a cualquiera que le gusta venirse a San Carlos y cuando ven que no les cumplen se van, debieran darles estabilidad”.