•  |
  •  |
  • END

Muy molestos se encuentran los habitantes de la popular y turística calle “La Calzada”, en Granada, a causa la repentina instalación de unas casetas para los equipos de medición de energía eléctrica, realizada por la Empresa de Electricidad del Sur S.A. (Dissur) y consentida por el director del Proyecto de Revitalización de la calle, arquitecto Martín Ortez.

Aparentemente, las casetas forman parte del Proyecto de Revitalización de “La Calzada”, cuya obra inició hace más de dos años con la participación del coordinador del Programa de Patrimonio para el Desarrollo de la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI), arquitecto Javier Velasco.

No obstante, Janiret Garay, mayordoma de la calle durante las fiestas marianas, aseguró que dichas casetas no estaban contempladas en la maqueta inicial. “Yo miré la maqueta original y esas casetas espantosas no estaban ahí. Le reclamamos al director del proyecto y nos dijo que era una decisión de Dissur, pero me parece que jamás debieron ponerlas, y menos sin el consentimiento de cada uno de nosotros”.

Al igual que Garay, Francisco Solórzano y Gladis Pernudi manifestaron su inconformidad por la ubicación de sus medidores en lugares de difícil acceso, donde corren el riesgo de sufrir algún tipo de accidentes.

“Pusieron tres casetas y en cada una de ellas hay aproximadamente 50 medidores de energía, que se encuentran apiñados y bajo candados que sólo ellos tienen las llaves. Te imaginas el recalentamiento que hay ahí adentro y las consecuencias que puede haber”, expresó Solórzano.

Ante la insistencia e inconformidad, el presidente de la Asociación de Consumidores y Usuarios del Departamento de Granada (Acugra) y habitante de dicha calle, Róger Monterrey Edén, envió el pasado tres de abril una carta al presidente Ejecutivo de INE, David Castillo, en la que le manifestaba la ilegalidad en el cambio y reubicación de los equipos.

“Señalamos el rechazo total de la comunidad granadina a la instalación de esas horribles casetas que albergan los equipos de medición. Casetas que últimamente también han sido rechazadas por la Dirección de Patrimonio de la Alcaldía Municipal de Granada y de la Cooperación Española, que financió el Proyecto de Revitalización de Calle La Calzada”, dice parte del documento.

En ese documento los demandantes también señalan que la Empresa de Electricidad viola la normativa de Servicio Eléctrico en su numeral 5.3.1, que manda ubicar el medidor en un lugar apropiado y de fácil acceso, en la pared exterior de las edificaciones y a una altura de 2.5 metros.

Monterrey Edén dijo a END que el reclamo además está fundamentado en la violación al principio de “Calidad Estética”, aprobado en la formulación y aprobación del proyecto de “La Calzada”.

La carta dirigida al presidente de INE también dice: “Enfatizamos en el aspecto técnico en el sentido de que independientemente de que los medidores ya estén ubicados en las casetas improvisadas, los medidores podrían ser reubicados donde corresponde y como mínimo, en las mismas condiciones en que quedaron instalados los de la Primera Etapa”.

END intentó conversar con la encargada de la obra, arquitecta Marcia Arana, pero manifestó que no deseaba referirse al tema. Por su parte, el arquitecto Martín Ortez se limitó a decir que su dirección había sido asumida el cinco diciembre de 2007, y que desconoce algunos aspectos de la obra, aunque sí aseguró que estará concluida en noviembre de 2008, lo que significa exactamente un año de retraso.

“La administración anterior es la qua maneja concretamente toda la información relacionada al proyecto”, dijo Ortez, refiriéndose a la arquitecta Esther Armijo.

Entre las inquietudes de los demandantes sobresale la falta de acceso a sus equipos, el uso inapropiado de las casetas, ya que según ellos, son utilizadas como urinarios, el recalentamiento interno y la mala calidad de la construcción que daña la imagen de la histórica calle.