Fermín López
  •   Puerto Cabezas, RAAN  |
  •  |
  •  |
  • END

La Inspectoria Nacional de la Policía a través del Comisionado General Juan Báez dio de baja deshonrosa a tres policías más de la delegación policial de Bilwi por participar en la planificación y ejecución de la fuga de seis reos de las cárceles de esta ciudad, entre los que se encontraban tres narcotraficantes colombianos y dos hondureños capturados con 1.5 toneladas de cocaína.

Los ahora ex policías son: Sub Inspector Joaquín Boork, quien laboraba en el área de inteligencia; Sub Oficial Felipe Vallecillo, del área de Administración y Sub Oficial Dirino Waldiman, quien era miembro del Grupo de Intervención Rápida.

Al ser consultado el Jefe de la Delegación Policial de Bilwi, Comisionado Mayor Roberto González, sobre la investigación, confirmó la resolución y dijo que se trata de una voluntad expresa de la máxima jefatura de esa institución de limpiar e ir contra todo acto de corrupción policial a tal grado de consolidar una Policía con un alto respeto, moral y sentido humano.

La investigación

La notificación enviada a los señalados indica que en base a las investigaciones realizadas se llegó a la conclusión de que los tres policías participaron en la planificación y ejecución del plan de fuga por lo que se les aplicó la baja deshonrosa, dándoles la oportunidad a apelar en un término de tres días.

EL NUEVO DIARIO conoció que los ex policías apelaron y en la contestación del recurso se reafirmó la resolución de la baja deshonrosa.

La jefatura de la Inspectoria de la Policía, también decidió aplicar la democión de cargo a la sub oficial Mercedes Sorayda Rodríguez del área de Inteligencia, por que conocía del plan, a los involucrados y no dio aviso a su jefe superior inmediato.

La información indica que existe un total de ocho entrevistas testifícales con las que se logró determinar que los mencionados participaron del plan y ejecución de la fuga de los seis detenidos ocurridos el primero de noviembre del 2007.

El documento enviado a los implicados señala que sus actuaciones afectan la imagen y prestigio de la institución policial al no apegarse al principio fundamental establecido en la Ley 228, Ley Orgánica de la Policía Nacional, que expresa que deberán actuar con integridad y dignidad y deberán abstenerse de todo acto de corrupción, oponerse a él resueltamente, mantener una actitud firme en la lucha contra toda forma de indicio de corrupción y en ningún momento utilizarán su actuación o servicio policial como medio para obtener beneficio.