•  |
  •  |
  • END

LAS MINAS
Después de 12 días de intensas y agotadoras jornadas, las brigadas contra incendios lograron reducir en su totalidad las inmensas llamas en Las Breñas, El Pollo, Risco de Oro, El Black y Waspado de Kukalaya, sitios localizados entre Rosita y Puerto Cabezas, en la Región Autónoma del
Atlántico Norte.

En estas zonas el incendio forestal se concentró en un área de 16 mil 500 hectáreas, concretamente en la coordenada 6508-5413-5602, afectando 5 mil hectáreas, confirma un informe interinstitucional gubernamental, en manos de EL NUEVO DIARIO.

El informe del Instituto Nacional Forestal, Inafor, Marena, Defensa Civil, Secretaría de Recursos Naturales del gobierno regional y CPC, precisa que se quemaron 2 mil hectáreas de bosque caído hace ocho meses, mil 700 de tacotal o áreas de cultivos agrícolas, y un área de un mil 300 hectáreas de pastizales o potreros.

Aseguran que las comunidades referidas se ubican en la zona clasificada de alta afectación (más del 90% de árboles caídos) de bosque latifoliado a causa del impacto del huracán “Félix”.

Sin víctimas
Afortunadamente con los incendios detectados en la zona no se perdió ninguna vida humana y tampoco hubo daños en viviendas, a pesar que la amenaza era latente.

Pero sobre las cifras puestas en el informe, sobre todo en cuanto al bosque caído arrasado, son calificadas de irrisorias, y el Inafor pretende minimizar lo ocurrido para no causar un fuerte impacto ambiental, económico y social, reaccionó Sergio Tercero Baca, Presidente de la cooperativa de agroforestales y ambientales en la RAAN.

Tercero estima que entre el 80% y 90% de las cinco mil hectáreas calcinadas corresponden al bosque tumbado por el huracán “Félix”, donde se encontraban unas 30 especies maderables, entre ellas caoba y cedro real.

Dos millones de
dólares en pérdidas
Asegura que las pérdidas económicas se estiman en casi 2 millones de dólares, ya que una hectárea registraba un promedio de 40 metros cúbicos de madera, valorado cada metro cúbico entre diez y 15 dólares en el lugar.

Las autoridades del Inafor, Defensa Civil, Consejos del Poder Ciudadano y efectivos del Ejército y la Policía Nacional, en un bar y restaurante cuantificaban los daños y su incidencia, pero el subdirector del Inafor, Jorge Canales Colindres, sorpresivamente prohibió el acceso a los medios de comunicación.

Pese a ello, el funcionario del Marena, Jacobo Sánchez, informó ayer que los equipos de trabajo, incluyendo las brigadas contra incendios, se mantienen en alerta máxima en Rosita, Bonanza y Siuna, porque aún persiste el peligro de los incendios en los bosques.

Sánchez dijo que el Marena puso a disposición los primeros 700 galones de combustibles para que las brigadas puedan movilizarse en medios de transporte, al igual que los automotores pesados, necesarios para sofocar incendios.

El dirigente indígena de Layasiksa, Saturnino Conrado Chow, informó a EL NUEVO DIARIO que detectaron un principio en esta comunidad.