Ingrid Duarte
  •  |
  •  |
  • END

“Completamente infundada” fue declarada la inasistencia de la licenciada Karen Celeste Sandino Gómez, abogada defensora en el caso por el delito de violación en contra de una granadina de 17 años, que se le lleva al rivense Cristian Ariel Dávila Sánchez, de 49 años, conocido como “Chino 14”.

El juicio técnico radicado en el Juzgado de Distrito de lo Penal de Granada, a cargo del juez Alcides Muñoz Alemán, estaba previsto a realizarse el pasado jueves 22 de mayo a las 9 de la mañana, pero por un problema de salud de la defensa, el juicio por tercera vez tuvo que reprogramarse.

El juez explicó que el miércoles 21 de mayo, la abogada envió un documento a través del señor Pedro José Ruiz Orozco donde solicitaba la reprogramación del juicio por un problema en su garganta.

“Yo no pongo en duda la enfermedad de la defensa, pero su responsabilidad era apersonarse en esta audiencia; frente a esto y sin entrar a calificar su estado de salud, las evidencias a mí me dicen que sí tenía capacidad para venir”, expresó categóricamente Muñoz Alemán.

El juez además dijo que “Con fundamento en el artículo 104 del Código Procesal Penal, donde se establece que la excusa debe ser calificada por el juez, teniendo a la vista la constancia médica donde se denota que la indisposición de salud se refiere a un problema en la garganta; no la excusa de la obligación de apersonarse, y era aquí donde se iba a calificar”.

Por lo infundado de la inasistencia y el abandono de la defensa, el judicial ordenó emitir un informe del actuar de la abogada Sandino Gómez al Régimen Disciplinario de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), a fin de que determine lo que crea conveniente.

Posteriormente, y basado siempre en el artículo 104 del CPP, el juez procedió a otorgar a Cristian Ariel Dávila Sánchez un plazo de tres días para que nombre un defensor. En caso de finalizado el término, manifestó que se le nombrará un abogado de oficio.

El auditorio integrado por los miembros del Movimiento Contra el Abuso Sexual y el Movimiento de Mujeres “María Elena Cuadra”, al igual que la representante del Ministerio Público, Samia Aguirre Alarcón, y la acusadora particular, Angélica María Toruño, catalogó de acertada la declaración del juez Muñoz Alemán.


El hecho
La violación a la muchacha de iniciales M.G.J. ocurrió en abril de 2007, cuando ella se encontraba en su casa únicamente en compañía de su hermanito de cuatro años, hasta donde llegó el acusado con la excusa de traer una ropa que le había lavado la mamá de la muchacha, quien se dedica a lavar y planchar.

Según la denuncia, la víctima se dirigió al cuarto donde estaba la ropa, pero su victimario la siguió, cerró la puerta y la empujó a la pared; luego la desnudó y prosiguió a violarla en presencia del niño.

Luego de la denuncia puesta en la Policía, la joven fue remitida al médico forense de la ciudad de Granada, Mario Hernández, quien según dictamen número 1934-07 del 16 de octubre de 2007, manifestó que indudablemente había violación. De ello resultó un niño que hoy tiene aproximadamente cinco meses de nacido.