Yelba Tablada
  •  |
  •  |
  • END

JUIGALPA

Existe la posibilidad de que en el mes de diciembre ya no se distribuya el agua a través de cisternas, porque para esa fecha se contará con un servicio más estable, cuando finalice el proyecto Puerto Díaz-Juigalpa.

El ingeniero Fernando Flores Aguilar, Gerente de Enacal en Chontales, informó que los trabajos en la primera etapa presentados por la empresa constructora Hansol llevan un 60 por ciento de avance.


Tubería instalada
El ingeniero Flores Aguilar destacó que toda la tubería ya fue instalada, además, se construyeron los tanques de almacenamiento en la planta potabilizadora ubicada en el barrio Santa Clara y en la actualidad se instala la red de distribución que cruzará por la ciudad.

El funcionario de Enacal agregó que los personeros de la empresa ejecutora le han informado que a mediados de octubre concluirá la primera parte del proyecto, pero pensando en la temporada lluviosa pueden tener atraso en el desarrollo de la obra.


90 galones por minuto
La demanda de los usuarios de Juigalpa es de 90 galones por minuto, esta capacidad será suplida a partir de diciembre, lo que garantizará un servicio más estable, aunque la segunda fase del proyecto abarcará el cambio de la red de distribución, que está obsoleta.


Crisis fue menor
Con la instalación de 25 puestos de agua públicos, la empresa nicaragüense de acueductos y alcantarillados logró este año paliar un poco la crisis de agua, y los barrios pobres de la periferia de la ciudad no han tenido que recurrir a la compra del líquido como en otros años.

El ingeniero Fernando Flores, delegado distrital de Enacal, señaló que con la ampliación de dos kilómetros de tuberías lograron llevar el servicio a los barrios 30 de Mayo, San José, “Rito Siles”, Bella Vista, Santuario y el barrio San Antonio, donde era fuerte la problemática de la carencia de agua.


Pipas para sectores altos
Flores destacó que en los lugares más altos han tenido que abastecer con pipas, ya que la presión del vital líquido no es suficiente y éste no logra subir.

El delegado agregó que no se pudo frenar la venta de agua en barriles porque la demanda existe sobre todo en el comercio, que requiere de este servicio. Lo que sí realizó la empresa potabilizadora es un mayor control de los comercializadores de agua en barril, y se les exige que la adquieran en los pozos de Las Limas, ya que este líquido es potable y no provocará enfermedades en la población que lo consuma.

Sin embargo, los barrios pobres que en años anteriores invertían hasta un 60 por ciento de sus ingresos en la compra de agua, este año con los puestos públicos se disminuyó esta demanda, y tienen agua cada ocho días, como el resto de pobladores de la ciudad, y además se han organizado satisfactoriamente, hasta el punto de que colaboran con la empresa cuando un tubo se rompe y hay que cambiarlo.