Ingrid Duarte
  •  |
  •  |

La ejecución del proyecto de Mejoramiento y Ampliación del Sistema de Agua Potable y Alcantarillado Sanitario para la ciudad de Granada, continúa en disputa por la falta de consenso entre las autoridades correspondientes.

Dicho proyecto fue gestionado por la administración del ex alcalde Luis Jerónimo Chamorro, y ofrecido por el banco alemán KFW, en el que piensan invertir más de veinte millones de dólares.

Según Fernando López, Presidente de la Comisión de Presupuesto, Finanzas e Infraestructura de la Alcaldía de Granada, el proyecto se ha retrasado demasiado debida a la burocracia con que se ha manejado el asunto.

En un conversatorio en el que participaron representantes de la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados (Enacal), de KFW, autoridades departamentales y sociedad civil, la mayoría opinó que el proyecto ayudaría en gran media a mejorar la calidad de vida de los granadinos, incluyendo la legalización de algunos consumidores.

Mejorar alcantarillado y red sanitaria

Sin embrago, el ingeniero Marvin Chamorro, coordinador del proyecto, expresó que el propósito es mejorar la situación del alcantarillado de la ciudad, ampliar la red sanitaria, y, por tanto, optimizar el estado de salud, la situación del medio ambiente y recursos naturales del departamento de Granada.

Por su parte, don José Joaquín Cuadra sostuvo que lo único que hace falta es la disposición de la presidenta ejecutiva de Enacal, Ruth Selma Herrera, para finiquitar el desembolso. “Los veinte millones están aprobados desde hace varios años, pero están esperando a que Enacal se decida a firmar”, manifestó Cuadra.

Además, “ellos dieron un plazo límite hasta a mediados de noviembre de 2007 para certificar el dinero, pero si no se hace, lo vamos a perder”, aseguró.

Para finalizar, Cuadra expresó que durante el trabajo de revitalización de Calle La Calzada los ingenieros construyeron una parte de las tuberías de aguas negras, lo que significa que posteriormente romperán las calles para instalar los tubos, y “eso también se traduce en dinero, y no lo hay”, señaló.