•  |
  •  |
  • END

La restauración de catorce obras pictóricas que destacan los pasajes bíblicos del Vía Crusis en la Basílica Catedral de León, serán restaurados en un período de dos años a través del Plan de Restauración y Conservación que impulsa la Fundación Ortiz Gurdián y monseñor César Bosco Vivas Robelo, obispo de la Diócesis de León y Chinandega.

Los trabajos de restauración estarán a cargo de los ecuatorianos Juan Esteban Collaguazo y Elva Jacqueline Alvear, especialistas restauradores de obras de arte con más de 15 años de experiencia laboral.

La primera obra que fue expuesta al proceso de restauración, fue entregada este fin de semana como parte del compromiso de preservación asumido por los leoneses Ramiro Ortiz Mayorga y Patricia Gurdián, directivos de la Fundación Ortiz Gurdián.

Juana Bermúdez, Directora del Programa de Cultura de la Fundación en León, explicó que los expertos en restauración decidieron iniciar los trabajos con el retablo del “Corazón de Jesús”, una obra en óleo sobre tela de 338 centímetros de alto por 249 de ancho, elaborada por Toribio Jerez en 1854.

Posteriormente serán intervenidas las catorce obras de la Vía Sacra, que en general tienen más del 70 por ciento de deterioro, y tres obras al óleo que se encuentran en la parte superior detrás del altar mayor del templo.

Especialistas ecuatorianos
“Las obras serán restauradas en un período de dos años y medio por los especialistas ecuatorianos, en los talleres de restauración y conservación que la Fundación Ortiz Gurdián desarrolla desde hace seis años en León. El trabajo profesional que se realiza a las obras de Catedral tiene un alto costo económico, “lo más importante es contribuir a la preservación de nuestras reliquias artísticas y culturales”, añadió Bermúdez.

Después de hacer un análisis del estado real de la pintura de caballete “Corazón de Jesús”, los restauradores concluyeron que la obra estuvo expuesta a varias intervenciones; fue repintada toda la capa pictórica, cubrieron el rostro original de la imagen y fue sustituido por otro. También presentaba rupturas, melladuras, pérdida de soporte original, pérdida de la capa pictórica, oxidación de soporte y del barniz de protección en su totalidad. En la parte inferior de la obra fue repintado el texto y la firma del autor, e inclusive alterado.

Cuidando originalidad
La ecuatoriana Elva Jacqueline Alvear, experta en restauración y conservación de obras pictóricas, aseguró que lo más delicado y difícil de trabajar en la obra “Corazón de Jesús” fue cuidar su originalidad. “Encontramos varias intervenciones de trabajos anteriores; la obra estaba muy maltratada, tenía una gran cantidad de parches, los cuales estaban dañando y alterando totalmente la pintura”, refirió.

Los trabajos de restauración de la primera de diecisiete obras pictóricas que serán reparadas en Catedral, tuvo una duración de dos meses y medio; se eliminaron minuciosamente más de 20 parches de tela, lona y papel, que habían sido colocados de manera inapropiada.

Injertos y reparación de rupturas
“Se realizaron los injertos debidos, se restauraron las rupturas a como se debía, y se corrigió todo lo que estaba dañado”, dijo Alvear, quien al igual que Collaguazo sostuvo que las técnicas de restauración y conservación aplicados a las obras de Catedral, no tienen nada que envidiar a los trabajos realizados por restauradores europeos.

Alfredo Pichardo, tesorero y administrador de la Basílica Catedral, agradeció el apoyo desinteresado de parte de la Fundación Ortiz Gurdián. Señaló que los trabajos de restauración cuentan con la aprobación del obispo Vivas Robelo, quien también autorizó que en la Sala Capitular dentro del templo, se instale el taller de restauración en los próximos días, para que los expertos trabajen con mayor comodidad.

Pichardo añadió que la intervención que se realiza a las distintas obras pictóricas de Catedral, no debe ser mal visto por las autoridades de la Organización de las Naciones Unidas para la Ciencia y la Cultura, Unesco. “Se trata de conservar y restaurar las obras que tienen un gran valor patrimonial y están en manos de profesionales; no podemos dejar que se pierdan”, aseveró.