•  |
  •  |
  • END

Las Cooperativas, afiliadas a CAFENICA están en busca de nuevos aromas cafeteros, con granos producidos en la zona de Boaco y la región norte.

Evaluar el café en diferentes etapas y diferenciar los perfiles por zonas son entre otros los propósitos de la Asociación de Cooperativas de Pequeños Productores de Café en Nicaragua, con la realización de más de cuarenta muestras del grano de oro, producido en distintas zonas, con diversas características de altura, tratamiento de sombras, fertilizantes, clima y manejo esmerado en el cultivo y procesado.

Con este procesado de catación o degustación participan varios seleccionadores de las mismas cooperativas, y con este buscan continuar desarrollando el proceso de mejoramiento del café.



El ingeniero Raúl Gutiérrez, señaló que el café se comporta diferente cada año, lo que influye en la calidad del suelo, clima, la altura y las distintas condiciones que son cíclicas y que los especialistas deben de tomar en cuenta en el momento de la selección.

Todo con el fin de que la calidad sea más atractiva y que la ofertar en precios o demanda sean mayores.

Una vez realizadas las degustaciones, los datos de cada grano son incluidos es formatos especiales para que el seguimiento en procura del mejoramiento de la calidad y que haya café con perfiles diferenciados y estos sean únicos.

La mayor parte del café gourmet es enviado al mercado norteamericano, al europeo una poca cantidad a América del sur y en el consumo nacional.

El ingeniero Raúl Gutiérrez un especialista en las lídes de los nuevos aromas de café señala que actualmente cuentan con más de cuarenta muestras de cafés producidos en diferentes zonas de los departamentos de Jinotega, Matagalpa, Madriz, Estelí, Nueva Segovia y Carazo, donde CAFENICA tiene influencia.

El proceso

Las formas de cultivar el grano, la ubicación de los cultivos, así como el tedioso despulpado, el lavado en los beneficios húmedos, el secado, y luego la forma como se almacenan es un proceso complicado.

Manos prodigiosas de mujeres entendidas en la materia que escogen la calidad del grano de exportación forman parte de la clave perfecta.

Actualmente a nivel general, CAFENICA exporta exigentes mercados como el de los Estados Unidos, y Europa no menos de doscientos mil sacos. En esta cantidad encierra un mayor porcentaje el mercado norteamericano.

Para el ingeniero Jeffrey R Jones consultor internacional del Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza, CATIE de Costa Rica, la modalidad del cultivo de café es importante por que cabe la posibilidad de impulsar tecnologías alternativas amigables con el ambiente.

De igual forma desarrollar acciones que pueden contribuir que desechos como las pulpas sean utilizadas para elaborar abono orgánico y poner práctica tecnologías para obtener mayor calidad en el café y así en el mercado alcanzar los precios más altos también lo que será beneficioso para todos.

En ese sentido resaltó los esfuerzos que llevan a cabo iniciativas como CAFENICA, que ya tienen un nombre y un nivel de posicionamiento en los distintos mercados norteamericanos y europeos.

Y es que parte de la producción de este aromático producto según el ingeniero Raúl Gutiérrez experto en cataciones y coordinador precisamente los degustadores que salen desde las mismas entrañas de las cooperativas afiliadas a CAFENICA va a parar a los consumidores exigentes de los Estados Unidos y Europa, y por ello desde el proceso del cultivo, la selección del grano y todo lo tedioso del tratamiento requiere de grandes esfuerzos.

Por ello, impulsan una iniciativa novedosa de zonificar cada territorio con sus características definidas claramente.

El fin es diferenciar cada perfil productor de café por territorio. Valedero es el esfuerzo que realiza Karen Vanegas, una especialista del CATIE que en un esfuerzo de apoyo y de coordinación con CAFENICA como parte de una maestría realiza un estudio en territorios fronterizos de Honduras y Nicaragua, (Jalapa) para determinar de forma puntual el tipo de café que se produce en cada territorio.

En esto va incluido el registro de las variedades de café, la forma de cultivo, su procesado desde el despulpado hasta el secado.

En este aspecto las más de cuarenta cooperativas productores de café afiliadas a CAFENICA han dado pasos agigantados no solo en la capacitación de los degustadores o catadores sino en infraestructura y equipos.

De igual un avance enorme es la existencia de laboratorios con aparatos especializados para darle el punto al café y así determinar su sabor, achocolatado, agridulce… por decir algo.

Es un esfuerzo titánico, según Gutiérrez, para trabajar de forma sostenida en la búsqueda de nuevas calidades en donde los actores principales sean los miembros de cada uno de las cooperativas desde la iniciativa creadora de sus fincas y en los plantíos del valioso grano rojo.