•  |
  •  |
  • END

LAS MINAS

La desaparición total del puente de concreto de casi sesenta metros de longitud en Rosa Grande, entre Siuna y Waslala, a causa de las fuertes lluvias que azotaron la zona la semana pasada, está afectando además del transito vehicular, también la producción local y la presencia en el aula de clases de poco más de cien niños, niñas y adolescentes.

Cruzar al nado ese ostentoso y profundo río, es un evidente peligro, motivo por el que no se atreve la niñez y adolescencia del lugar, por la que están perdiendo clases al no poder llegar a la escuela que se encuentra al otro lado.

Desde el lado en que se encuentran ahora sólo observan a sus amiguitos que viven en el lado donde fue construida la escuela, jugar en horas de recreo y cuando logran verse se saludan con un fuerte grito, que con el eco se escucha a cientos de metros.

También en ambos lados en que se encontraba el puente de concreto se encuentran cientos de personas, unas viajan a Waslala y otras a Siuna.

Su población asegura que ahora es poca la producción agrícola y pecuaria que pueden trasladar y comercializar por la dificultad del paso en Rosa Grande, sitio localizado a unos treinta kilómetros al oeste de Siuna.

Decenas de camiones utilizados para el transporte colectivo, esperan a sus usuarios de un lado y otro.

Una gruesa soga, es vital en el sitio, pues, con ella, se logra pasar, pero habrá que tener suficiente fuerza y habilidad.

En el lugar aún no inicia la construcción de por lo menos un vado para comunicar a Siuna con Waslala y facilitar el traslado de unas seis mil personas, que a diario se movilizan para estos dos municipios.

Las gestiones ya se han hecho, pero se necesitan casi treinta millones de córdobas para la reconstrucción del puente Rosa Grande, estimó el alcalde liberal de Siuna Denis Flores Obando.

Flores manifestó que de manera urgente se buscan fondos externos para comunicar con el puente a Siuna y Waslala, pero aún no se tiene confirmado nada, aunque dijo confiar mucho en la ayuda de la comunidad donante, por lo que en cualquier momento esperan una respuesta alentadora.