José González
  • |
  • |

Un adolescente y un conductor de 68 años perecieron en circunstancias trágicas, pero accidentales, en las últimas horas en León.

El joven Arlen Ariel Navarro Urbina, de 17 años, oriundo de La Sabana, sector de La Villa, en el municipio de Achuapa, murió instantáneamente después de recibir un disparo de arma de fuego de manera accidental, de parte de su amigo, Ramiro Antonio Vallecillo, de 22 años.

Ambos jóvenes realizaban labores de vigilancia en un sembradío de maíz, en horas de la noche del martes seis de noviembre. La subcomisionada Lucrecia Munguía, vocera de la Policía de León, confirmó que los jóvenes vigilaban porque varios mapachines acechaban el maíz y otros cultivos, en una propiedad privada.

“Al realizar una mala manipulación con el rifle calibre 22, serie 710540, Ramiro Antonio disparó inconscientemente, y la bala penetró en el antebrazo derecho y en la tetilla izquierda de Arlen Ariel, quien murió desangrado en el maizal”, explicó Munguía.

El joven Ramiro Antonio Vallecillo fue retenido en las cárceles preventivas de la Delegación Policial de Achuapa, y será acusado por la Fiscalía ante los juzgados en las próximas horas por homicidio culposo.

Choque de cabezales deja un muerto

Asimismo, el señor Concepción Avendaño Hidalgo, de 68 años, oriundo de Masaya, conductor del cabezal blanco, Internacional, placas CH-03794, falleció instantáneamente al colisionar contra el cabezal azul, Freightliner, placas 955BCR, conducido por José Manuel Colorado Alvarado, de 38 años, de nacionalidad guatemalteca.

Sobre este hecho, la subcomisionada Munguía señaló que el cabezal azul circulaba de oeste a este, en el kilómetro 108 y medio de la carretera León-Chinandega, en horas de la noche, cuando realizó giro indebido hacia la izquierda, invadió el carril contrario e impactó frontalmente con el cabezal blanco.

El médico forense dictaminó que Avendaño Hidalgo murió instantáneamente por exposición de la masa encefálica. El cadáver fue entregado en la morgue del Hospital de León a su hijo, Jorge Avendaño, quien dijo que su padre siempre trabajó como chofer, y que desgraciadamente falleció cumpliendo su trabajo, por lo que confía en que la Policía esclarezca el hecho.
Producto del impacto resultaron tres lesionados, que fueron trasladados de inmediato al Hospital España, de Chinandega. El joven Julio Corea Largaespada, de 23 años, con fractura en el brazo izquierdo, Ramón Estrada Ruiz, de 52 años, y José Manuel Colorado Alvarado, de 38 años, resultaron con golpes y excoriaciones en distintas partes del cuerpo.

Tras recibir atención médica, el conductor guatemalteco fue llevado a las cárceles preventivas de la delegación policial de León, para ser investigado por homicidio culposo.