•  |
  •  |
  • END

Debido al despale que han sufrido las comunidades del municipio de San Dionisio, los habitantes del área urbana del poblado sufren las consecuencias durante el verano, debido a que no hay agua suficiente para todos, por lo que una pipa los abastece en las épocas secas.

Pero a pesar de la difícil situación que atraviesan cada verano, los despales continúan sin control, debido a que son varias las entidades que dan permiso para cortar árboles, pero al final nadie asume la responsabilidad cuando se denuncian los cortes de madera ante las autoridades competentes.

Es debido a esa difícil situación que viven los habitantes de este municipio, que jóvenes de diferentes comunidades rurales y del caso urbano del poblado, realizaron una marcha contra estas anomalías, en saludo al Día Mundial del Medio Ambiente, donde se pronunciaron para mostrar a la población su preocupación por los despales indiscriminados, lo que ha provocado la disminución del agua tanto para el consumo humano como para los animales, evidente año con año.


Pronunciamiento
Los jóvenes buscaron los lugares estratégicos para leer su pronunciamiento, el que posteriormente entregaron a las autoridades municipales. Parte del comunicado señala lo siguiente: “Exigimos el cumplimiento de las leyes, ya que es la única solución al deterioro del medio ambiente, a la pérdida de la capacidad y de la calidad de las fuentes agua. Las autoridades están en la obligación de hacerlas cumplir para garantizar a nuestra generaciones futuras un mañana más verde, más sano y más floreciente”.

A la vez pidieron a la población involucrarse más en la denuncia en contra de los detractores del medio ambiente, y participar cada día más en la protección del mismo.

Exigieron no seguir enfermando a la “Madre Tierra” que nos alimenta y nos da vida, no seguir botando basura ni desperdicios químicos en los ríos, quebradas, ni en los ojos de agua que sirven para abastecer a la población. “No nos destruyamos nosotros mismos”, pidieron los jóvenes que marcharon por las principales calles del poblado.

Los jóvenes, quienes también exigieron una veda total de los cortes de madera para el comercio, y si hay, que sea con responsabilidad social y ambiental, señalaron que la juventud no sólo sabe jugar, sino que también pueden aportar a la protección de los recursos naturales si les dan la oportunidad, ya que aseguraron ser los continuadores de los proyectos y les preocupa que no estén protegiendo debidamente los recursos.

La actitud de estos jóvenes nos recuerdan a los adultos, que el Día Mundial del Medio Ambiente es una fecha simbólica, “pero que no olvidemos que el ambiente debe ser incorporado a nuestra cultura como algo que se debe proteger cada día, y no tan sólo una vez al año”, finalizaron los marchistas.