•  |
  •  |
  • END

Directivos de Tenería “La Fuente”, ubicada en el kilómetro 50 ½ de la carretera Granada-Nandaime, presentaron este fin de semana los cambios y metas que tienen previsto cumplir en cuanto reciban el aval de las autoridades correspondientes, principalmente del Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales (Marena).

El gerente general de “La Fuente”, René Altamirano, explicó ante un auditorio que desde la adquisición de los activos, infraestructura y parte de la maquinaria de lo que antes era Reptiles de Nicaragua (Reptinic S.A.), las nuevas autoridades de Amaral Consulting iniciaron un proceso de cambio a lo interno de la fábrica.

Dichos cambios han tenido que ver directamente con la implementación de procesos productivos amigables con el ambiente, productos biodegradables que no generan olores molestos y que cumplen con los requisitos estipulados por la Unión Europea.

Altamirano dijo que desde ya están adquiriendo equipos de alta tecnología para el manejo de desechos, entre ellos diez aireadores que estarán distribuidos entre tres lagunas, un sistema de oxidación de sulfuro, bombas sumergibles de acero inoxidable para sólidos y líquidos, y un filtro de banda para el secado del lodo que lo deshidrata de forma continua entre 10 y 20 minutos; todo esto valorado en más de 500 mil dólares.

Al respecto, la delegada del Marena en Granada, Ligia Flores, ha expresado que el cierre de la fábrica fue ordenado en tiempos de Reptinic, y que desde entonces está la disposición de que permanezca clausurada.

El año pasado la Tenería Reptiles de Nicaragua fue cerrada por atentar contra el ambiente y los recursos naturales, a través de la implementación de sistemas de aguas residuales ya colapsados, utilización de equipos oxidados, productos químicos de mala calidad, infraestructura destruida y sistemas eléctricos deteriorados.

En ese entonces, se conoció además que había una sobre explotación del sistema de tratamiento de desechos, porque diariamente procesaban un mil 400 pieles, cuando la capacidad era solamente para 400 de ellas.

El aspecto técnico muy degradado más los constantes pronunciamientos de la población que padecía de muchas enfermedades, terminó con el cierre de Reptinic, y en un pronunciamiento firmado recientemente, el Marena dice que: “Se ordena el cierre definitivo de la empresa Reptiles de Nicaragua. Con esta actuación procesal se da por finiquitado el proceso administrativo llevado contra la empresa”, reza parte del documento.

En cuanto a “La Fuente”, la delegada dice que “tengo a bien manifestarles que en los registros del Marena, la entidad denominada Tenería La Fuente, no ha introducido ninguna solicitud de permiso ambiental para realizar actividades dentro de las instalaciones que eran de Reptinic”. Pese a ello, directivos de La Fuente dicen que sí lo han hecho.