Ricardo Cuadra
  • Masaya |
  • |
  • |

El popular y controversial comentarista radial, Marlon Powell Sánchez, de 38 años, fue declarado culpable del delito de tráfico interno de estupefacientes, psicotrópicos y otras sustancias controladas, por la juez de Distrito de lo Penal de Masaya, Ruth Chamorro.
Powell, quien trabajaba para Radio Caliente, propiedad del también controversial personaje Carlos Mario Peña, donde tenía dos espacios radiales, fue detenido el pasado 14 de agosto, luego de que presuntamente desobedeció un alto que le hizo un oficial de Tránsito, e insultó y agredió a golpes a los agentes cuando trataban de capturarlo. Al ser requisado en la delegación policial se le encontró una caja de fósforos que contenía 34 piedras de crack.
La Fiscalía, representada por el licenciado Medardo Trejos Téllez, solicitó a la judicial una pena máxima de siete años, y que el acusado pague una multa al Estado nicaragüense de un millón de córdobas.
La decisión de la judicial será apelada por la defensa de Powell, quien alegó ante los medios de comunicación la inocencia del comentarista, y aseguró que el juicio se desarrolló como un montaje y una trama en contra de su defendido.
El pasado septiembre, la jueza Segundo Penal Local de Masaya, Amelia Useda, encontró inocente al comentarista radial del cargo de amenazas de muerte en contra de oficiales de la Policía de esta ciudad, mientras que dictaminó su culpabilidad en el delito de atentar contra la autoridad y sus agentes, por lo que fue condenado a ocho meses de cárcel, los que cumple en el Sistema Penitenciario de Granada.
El juicio oral y público por estos cargos inició el pasado trece de septiembre, pero por inconvenientes con la energía eléctrica y la insistencia de un testigo para declarar, fue suspendido en un par de ocasiones, pero llegó a su culminación el pasado martes 18 de septiembre a eso de las siete de la noche.
Tanto en la audiencia inicial, como en la preliminar, estuvieron presentes las autoridades policiales de esta ciudad, como la jefa de la Policía de Masaya, comisionada Dora Isabel Galeano, y los jefes de Auxilio Judicial, Tránsito, Secretaría Ejecutiva, y un gran número de efectivos policiales que resguardaban las instalaciones del Complejo Judicial, donde se presentaron varios pobladores, en su mayoría madres de familia, quienes portaban mantas y pancartas demostrando su apoyo al detenido, del que pedían su liberación.